En medio del fuerte rebote del dólar, la Bolsa de Comercio sufrió ayer lunes su peor caída en 11 semanas ante la aceleración de previsibles tomas de utilidades, tras haber alcanzado la semana pasada niveles máximos históricos, pese a que el riesgo país volvía a mínimos de casi 4 meses.

El referencial accionario S&P Merval de Bolsas y Mercados Argentinos (BYMA) cayó un 3,3%, a 41.938 unidades, luego de marcar la semana pasada un nivel máximo histórico de 43.292,62 unidades.

Las caídas más pronunciadas del día las anotaron las acciones de Banco Macro (-5,2%); de Edenor (-5%); y de BYMA (-4,9%).

En las mesas de operaciones vincularon la profunda toma de beneficios con la fuerte suba del dólar, que “cambió las reglas de juego”.

“Por un lado, el mercado estaba pidiendo cierta actualización de la divisa, un tanto rezagada en las últimas semanas. Por otra, la baja inducida por el Banco Central en la tasa de interés fue un factor determinante para justificar la abrupta disminución de la oferta de dólares”, explicó un analista del mercado.

La divisa rebotó casi 2% (80 centavos a $ 42,40) en el mercado mayorista por la cobertura de inversores privados tras la decisión del BCRA de captar menor volumen en su licitación diaria de Leliq y previo a otra subasta de bonos a corto plazo lanzada por el Tesoro, a un mes de las elecciones primarias de cara a las presidenciales de octubre, dijeron operadores.

Agregaron que la debilidad de la moneda se profundizó al cierre de la segunda llamada para colocar Letras de Liquidez (‘Leliq’), con un sobrante de unos 24.400 millones de pesos (unos 574 millones de dólares) respecto a lo vencía y con tasas que se ajustaron muy ligeramente al alza.

El peso interbancario se depreció un inusual 2,11%, a 42,38/42,50 por dólar, con una manifiesta caída de unos 40 centavos en los últimos 15 minutos de negocios. A su vez, la moneda doméstica en la franja marginal perdió un 1,37%, a 43,55/43,75 unidades.
“Parte del sobrante de pesos que se registró en la última parte del mercado se volcó al dólar y provocó la reacción final de la plaza”, dijo un operador.

Con este panorama, se aceleró la toma de ganancias en la Bolsa, y muchas acciones quedaron en “precios tentadores”, coincidieron operadores.

La baja en la liquidez financiera coadyuvó a este comportamiento: el volumen operado en acciones cayó por debajo de los $ 1.000 millones (a $ 956,7 millones).

“Inicio de semana con elevadas pérdidas para el segmento de renta variable local, todo por la importante suba que experimentó la divisa norteamericana”, evaluó el analista Eduardo Fernández, de Rava.

Riesgo país y bonos
Mientras tanto el panorama en el segmento de renta fija se movió por el carril opuesto, en medio de otra caída del riesgo país argentino, que volvía a sus niveles mínimos desde finales de marzo.

El índice medido por el banco JP.Morgan caía 11 unidades a 768 puntos básicos, frente a los 1.014 puntos intradiarios anotados a comienzos de junio.

La mejora del riesgo argentino “estuvo relacionada a las definiciones políticas de cara a las elecciones presidenciales, y datos positivos desde el frente macroeconómico”, dijo la banca de inversión Puente.