Las acciones y bonos revirtieron abruptamente su tendencia alcista de inicio de rueda y terminaron con bajas de hasta 8,4%, en el cierre de una semana negra para los activos argentinos ante la crisis económica, financiera y política que disparó el resultado electoral del domingo.

El giro hacia el terreno de las pérdidas ocurrió a media jornada como consecuencia de la decisión de la calificadora de riesgo Fitch de rebajar la nota soberana de Argentina y ubicarla en categoría de default.

“Fitch rebajó las calificaciones soberanas de Argentina, incluida su Calificación de incumplimiento de emisor (IDR) de largo plazo en moneda extranjera a ‘CCC’, desde ‘B’”, informó en un comunicado.

Así fue como el índice S&P Merval de la bolsa porteña perdió un 2% hasta la zona de los 30.406,65 puntos, tras ganar en el comienzo de la sesión hasta un 2,8%.
También vale resaltar, que el panel líder se vio afectado por una nueva caída del dólar contado con liqui.

Las bajas del día fueron lideradas por los papeles de Banco Macro (-5,1%); Central Puerto (-3,9%); e YPF (-3,7%).

En el caso de la petrolera argentina tuvo impacto directo – al igual que en papeles como Petrobras (-3,9%), cotizantes en el panel general – el congelamiento de los precios de los combustibles por 90 días, dispuesto por el Gobierno.

“Esto determinó una baja significativa en las acciones petroleras, de fuerte ponderación en el índice S&P Merval”, comentó un operador.

Con la merma de este viernes, el panel líder acumuló en la semana un derrumbe superior al 30% en pesos como consecuencia de los temores políticos y económicos que generó el resultado adverso para el Gobierno las elecciones primarias del domingo.

En lo que va del mes, la Bolsa acusa una merma del 27,7%, mientras que en el año solo gana un 0,4% frente a una inflación proyectada por analistas de al menos un 60% en 2019.