Con fuertes críticas a la la gestión macrista la Cámara Alta dio aval al proyecto que prorroga hasta 2022 la emergencia alimentaria. El radical Naidenoff hizo una fuerte defensa de la gestión del Gobierno y opositores le contestaron con dureza.

El Senado convirtió en ley la prórroga de la emergencia alimentaria hasta 2022, pero hubo fuertes cruces entre el oficialismo y la oposición que no se habían dado en Diputados cuando se le dio media sanción a la iniciativa. Las discusiones aparecieron con la defensa oficialista a las políticas sociales de Mauricio Macri.
Menos de una semana después de que la Cámara de Diputados aprobara la iniciativa impulsada por la oposición con el acompañamiento del oficialismo, el Senado la convirtió en ley con 61 votos a favor.
Si bien la Cámara alta repitió el esquema que usó Diputados de un debate con pocos oradores a fin de avanzar rápido con el tema (reclamado principalmente por los movimientos sociales) el debate fue menos amable que aquel.
A lo largo de la sesión solo tomaron la palabra los senadores de la oposición y algunos de ellos apuntaron directamente contra el Gobierno e incluso dedicaron chicanas referidas al resultado de las elecciones primarias de agosto, mientras que la respuesta del oficialismo llegó al final, con el discurso de cierre del jefe del interbloque Cambiemos, Luis Naidenoff.
El jefe del bloque del Frente para la Victoria, Marcelo Fuentes, fue uno de los más duros al calificar al Gobierno como “una banda”, al tiempo que sostuvo que “el pueblo sabe que este calvario que han construido se termina en octubre”.
El justicialista José Mayans sostuvo que “el país está en emergencia y en default” y aludió al “mensaje por parte del pueblo argentino” en las elecciones del 11 de agosto, mientras que Fernando “Pino” Solanas, de Proyecto Sur, sostuvo que el mandato del presidente Mauricio Macri “está terminando con bastante similitud a 2001”.
La respuesta del oficialismo llegó con un encendido discurso de Naidenoff, que en primer término subrayó que la Argentina vive “en emergencia desde el 7 de enero de 2002, 18 años ininterrumpidos de emergencia social y alimentaria” y, en una alusión a la predominancia de gestiones peronistas en ese lapso, agregó: “Deberíamos preguntarnos por qué se llegó a esto”.
“Cuando nos hicimos cargo del Gobierno había 30% de pobreza”, sostuvo Naidenoff, al tiempo que señaló que actualmente “hay un millón de chicos más que cobran la asignación universal y eso lo hizo este Gobierno” y afirmó que “hasta ahora lo que que se escuchó” por parte de la oposición ante a la posibilidad de gobernar a partir de diciembre “es más miedo que propuestas”.
También dijo que quiere “escuchar qué piensa el candidato que más votos sacó” en las primarias, en alusión a Alberto Fernández, frente a lo cual Mayans comenzó a gritarle fuera de micrófono: “En ningún momento nosotros agredimos. Ustedes pidieron una sesión calma”.
Cristina López de Abarca,” estamos teniendo descenso social”
La senadora sanjuanina habló con Diario El Zonda luego de la sesión en Buenos Aires y aseguró que “me he quedado satisfecha porque se aprobó la ley, pero con un gusto amargo porque los argentinos no podemos salir de esta situación. Hay que eliminar los pensamientos mágicos pero ojalá la producción, el consumo, los salarios y todo lo que hace a la maquinaria, nos asegure un ascenso social, y no un descenso social en la actual situación del país”.
En tal sentido deseó que, “todo pueda mejorarse una vez pasadas las elecciones y que cambie el proyecto de pais”.
En tanto a ley y los costos que tendrá para el Estado ($10.489 millones según calcularon desde el gobierno nacional)., aseguró que, “no es una pesada herencia, no hay que ni siquiera cuestionarse si se asume o no, porque se trata de personas que están pasando hambre y de niños que van a ser el futuro del país, la herencia viene por otras cosas en el caso de que gane Fernández, como las deudas que mantiene el Estado”.
“Obviamente la realidad es muy fuerte y había que dar una respuesta a una cosa tan elemental hacia los Derechos Humanos como es la alimentación”, axpresó López de Abarca.
Además agregó, “tener que declarar una cosas como una emergencia alimentaria, como país no nos hace felices, deberíamos estar votando otras cuestiones, pero esta es la realidad a la que nos tenemos que enfrentar y la gente espera respuestas y hay muchos niños y adultos que van a verse beneficiados a través de comedores y merenderos y que están esperando poder alimentarse mejor y estar en condiciones de poder enfrentar sus proyectos de vida”.
En ese contexto destacó que la provincia de San Juan tiene en funcionamiento el programa “Mis primeros mil días en San Juan” , el cual procura que los niños reciban atención alimentaria y de salud, desde la gestación hasta los 2 años de vida.