El ayuntamiento de Madrid pasó a manos del Partido Popular (PP, derecha) ayer sábado con la elección como alcalde de José Luis Martínez Almeida, gracias a los votos de la fuerza de ultraderecha Vox, en una situación que ha provocado preocupación en España.
Tres semanas después de las elecciones municipales en España y de negociaciones ininterrumpidas, Martínez Almeida fue votado en el cargo con el apoyo de los concejales de Ciudadanos (centroderecha) y Vox.

En total, 30 concejales votaron a Martínez Almeida en la sesión constituyente en el ayuntamiento, uno más que la mayoría absoluta necesaria.
El político conservador reemplaza a Manuela Carmena, una exjueza electa en 2015 por una plataforma de partidos de izquierda.

El PP gobernará la capital española con Ciudadanos y el apoyo de Vox.
Un acuerdo similar de los tres partidos se ha alcanzado en por lo menos otro ayuntamiento, un cambio mayúsculo si se tiene en cuenta que un año atrás la fuerza de ultraderecha era marginal.

Luego de la votación, Pepu Hernández, candidato del Partido Socialista para el ayuntamiento de Madrid, fustigó al PP y Ciudadanos por acordar con Vox.
“Nos van a escuchar las veces que sea menester lamentar que hayan decidido otorgar a una fuerza como Vox la capacidad para decidir y condicionar el gobierno de la ciudad mas importante de España, una de las mas importantes el mundo”, dijo.

También el presidente francés Emmanuel Macron advirtió a Ciudadanos que los pactos con Vox podrían afectar a la alianza que mantiene con el partido español en el Europarlamento.
“No podemos ignorar lo que pasa a nivel nacional y local porque no es anécdotico”, estimó una fuente de la presidencia francesa.

“Una plataforma conjunta entre Ciudadanos y la extrema derecha pondría en tela de juicio la cooperación política para construir un grupo centrista renovado en la Unión Europea”, según la misma fuente.

El PP y Ciudadanos ya han firmado un acuerdo de unos 80 puntos sobre el modo en que quieren gobernar la ciudad.

Uno de esos puntos es la revisión de Madrid Central, un sistema de restricción del tráfico en el centro de la ciudad implementado por Carmena.

Las restricciones, con las que se espera reducir las emisiones de gas en un 40% alentando a la ciudadanía a utilizar el transporte público o bicicletas, dejan a los conductores fuera del centro de la ciudad, o los multan en caso de ingresar.

En el compromiso, el PP y Ciudadanos acordaron una “moratoria de la imposición de multas” desde el 1º de julio mientras revisan el sistema.