Se trata del reconocido especialista Diego Martínez Burzaco, quien también sostuvo que las medidas que ha tomado el Gobierno nacional apuntan a la clase desprotegida.

Tras un mes de gobierno y medidas apuntadas a paliar la crisis económica y atravesar la etapa de emergencia, comienzan a surgir las dudas acerca de cuándo se conocerá el plan a largo plazo del equipo económico de Alberto Fernández. Según los economistas, eso podría suceder recién a partir del mes de abril, luego de que el Gobierno deba hacer frente a los primeros vencimientos de deudas, lo que le permitiría tener algo más de claridad en cuanto al futuro.
Diego Martínez Burzaco, Economista de la Universidad de Buenos Aires (UBA) y especializado
en Mercados de Capitales, dialogó con el medio mendocino MDZ al respecto y especialista comenzó aclarando que las medidas tomadas por el Gobierno Nacional solo tienen como fin atender la coyuntura actual, pero sin lograr modificaciones estructurales.
“La redistribución del poder adquisitivo de las clases media y alta no apunta a un crecimiento a largo plazo”, expresó Martínez Burzaco, haciendo referencia a medidas como el Impuesto PAIS o el uso de la Tarjeta Alimentaria.
El economista aclaró que el Presidente decidió ponerle “un poco de dinero en el bolsillo a las clases desprotegidas”. El mismo señala que, a partir de esto, habrá un ligero crecimiento de consumo, pero será sostenido en el tiempo. Asimismo, todo parece indicar que las clases altas bajarán el nivel de consumo, principalmente, a la hora de invertir.
“Cuando hablo de poner plata en el bolsillo, me refiero a aquellos que no son directamente afectados por medidas como el Impuesto PAIS”, agregó Martínez Burzaco.
“Ha habido un volanteo que muestra poca previsibilidad”, afirmó antes de mencionar el papel crucial que jugará la negociación de la deuda tomada durante el gobierno de Mauricio Macri. Es de público conocimiento que las charlas con los acreedores “vienen siendo un tanto lentas”, añadió.
Por otra parte, el economista enfatizó que los argentinos no analizan en profundidad las razones por lo cual fue necesario pedir un monto de dinero de tal magnitud. “La realidad es que tenemos un gasto público sumamente excesivo”.
En la década de 1990, el gasto público en su nivel consolidado (nación, provincia y municipios), representaba entre el 20% y 30% del PBI del país. En la actualidad ese porcentaje supera el 40%. De esta manera, se recurre a mayor presión impositiva en el sector privado o a emisión monetaria desmedida. “Mientras que no se ponga sobre la mesa esta discusión, argentina va a tener una perspectiva de poca viabilidad”, sostuvo.
¿Cuál es plan de Fernández para los próximos meses y cuándo lo conoceremos?
El 31 de marzo será el día, afirmó convencidamente el economista, ya que habrá vencimientos fuertes de la deuda. “Lo que sucede es que las reservas no alcanzan para cubrir ese gasto sin comprometer la situación del país”. Es por eso que esa fecha pasa a ser de vital de importancia de cara al futuro de la nación.
Ese día podría ser un punto de inflexión si se encamina la negociación de la deuda. Es la única manera posible, actualmente, de aclarar el panorama para que Fernández pueda presentar sus políticas pro-crecimiento.

“Ha habido un volanteo que muestra poca previsibilidad”, sostuvo Martínez Burzaco.

 

“El FMI tiene mas del 50% de su cartera de créditos en nuestros país, es por eso que apoya las medidas de ajuste recientemente aplicadas. Es simple, quieren cobrar. Ese el motivo del acompañamiento de las impactantes medidas tomadas en diciembre”.
Finalmente, el licenciado concluyó con una reflexión que refleja la relación entre en el FMI y nuestro país: “Existe una manera de entender el apoyo del FMI hacia el gobierno después de la presión impositiva consumada: ‘si una persona le debe mil dólares a un banco, pero se queda sin trabajo, el problema es del hombre. Ahora, si esa persona debe un millón de dólares y también se encuentra sin trabajo, el verdadero problema pasa a ser del banco’.
Fuente: MDZ