Por primera vez desde la renuncia en bloque hace un año del episcopado chileno por el encubrimiento de abusos sexuales, el papa Francisco nombró a dos nuevos obispos como auxiliares de la arquidiócesis de Santiago, indicó ayer miércoles el Vaticano.

Los dos nuevos obispos auxiliares, cuya sede estaba vacante, son Carlos Eugenio Irarrázaval Errázuriz, actual párroco de la iglesia del Sagrado Corazón de Jesús de Santiago y ex director de Radio María; y el salesiano ítalo-argentino Alberto Ricardo Lorenzelli, de 53 años, quien ha pasado buena parte de su vida al servicio del Vaticano, pero conoce Chile ya que fue inspector de la congregación salesiana en ese país de 2012 a 2018.

Chile es uno de los países más gravemente afectados por el escándalo de abusos sexuales cometidos por miembros de la iglesia y los nuevos nombramientos deben representar un cambio de mentalidad de las autoridades eclesiásticas.

Francisco está empeñado además en la limpieza de la Iglesia chilena, azotada por las denuncias de abusos sexuales a menores y hasta ahora había nombrado un administrador apostólico, el arzobispo español Celestino Aós, a quien instó en abril a “construir un futuro diferente” para la iglesia de ese país.

Fuentes religiosas explicaron que Irarrázaval, de 53 años, se vinculó a la conocida parroquia del Sagrado Corazón de Jesús de Santiago de Chile en el año 2011 un año después de que estallaran las denuncias contra el cura Fernando Karadima, poderoso emblema de esa parroquia y protagonista de los escándalos que sacaron a la luz la cultura del abuso en el clero de Chile.

En septiembre del año pasado Francisco expulsó del sacerdocio a Karadima, la mayor condena dentro de la Iglesia católica.