A partir de hoy los combustibles subirán un 4 % tras la presión de petroleras. En San Juan los expendedores consideran que debe subir un mínimo de 30%.

El Gobierno autorizó un aumento del 4% en los combustibles a partir de hoy, dejando de lado el congelamiento en los precios que iba a durar tres meses, según informó la Secretaría de Energía. Los expendedores sanjuaninos consideraron que la suba debe ser del 30% como mínimo .
El comunicado oficial fundamentó la medida en la “volatilidad internacional del precio del petróleo”, luego de que el valor internacional del barril de crudo se disparara en los últimos días por el ataque a terminales petroleras en Arabia Saudita.
Teniendo en cuenta que la nafta premium se comercializa a un promedio de 50 pesos, el nuevo precio desde mañana rondaría los 52 pesos, mientras que el gasoil premium, que se vende a 48 pesos, pasaría a costar alrededor de 49,9 pesos el litro.
La secretaría estableció también un aumento del 5,58% del precio del barril reconocido a los productores de petróleo.
Energía recordó que el decreto de congelamiento del precio de los combustibles del 2 de septiembre último la “habilita a dictar, en la medida en que las circunstancias lo ameriten, la posibilidad de habilitar incrementos”.
En un comunicado, señaló que la medida resulta necesaria “para ir normalizando los precios del sector con el fin de proteger al consumidor y sostener el nivel de actividad y el empleo”.
El organismo señaló que las circunstancias que obligó al Gobierno a dejar de lado el congelamiento se justificaron “a partir del incremento del precio del petróleo que derivó del ataque sufrido por las infraestructuras petroleras de Arabia Saudita”.
“El precio del Brent aumentó 14% en un día, lo que representó la tercera variación más importante tras las sufridas en 1986 (15,1%) y 2009 (16,8%)”, detalló el comunicado oficial.
La Secretaría de Energía agregó que el aumento del precio del petróleo “conlleva a una situación imprevista y significativa de incremento de precios que inevitablemente impactan en la producción, la comercialización y el normal abastecimiento de los combustibles en nuestro país”.
“Con el objetivo de atenuar estos impactos, el Gobierno autorizará una suba del 4% de los combustibles, que entrará en vigencia desde el jueves 19 de septiembre”, añade la información oficial.
El decreto de congelamiento del precio de los combustible tiene vigencia hasta el 13 de noviembre y, según estimaciones de mercado, los precios de las naftas habían quedado atrasados 40%, mientras que para el Gobierno estaban un 25% abajo de su valor de mercado.
Cabe destacar que representantes del sector empresario del rubro de los combustibles (expendedoras y refinerías) habían hecho presión ya que consideraban que estaban perdiendo rentabilidad porque el precio vigente hasta ayer no se correspondía con el precio que debería tener realmente los combustibles, por eso se corrieron rumores de desabastecimiento.
Por parte de la Cámara de expendedores de San Juan, Analía Salguero, titular de la entidad había considerado en diálogo con Diario El Zonda, que la suba debería ser mayor a lo que finalmente anunció el Gobierno.
“En un contexto normal, donde no hubiera congelamiento, el precio de los surtidores, por supuesto que se hubiese elevado”.
En esa línea apuntó “el combustible se está bonificando en un 30% porque es ese el atraso que hay en el precio mínimo y esto significa que lo asume la compañía petrolera y supongo que con algún acuerdo con el estado también porque no creo que puedan hacer tantos sacrificios”, dilucidó Salguero.
Antes de que se conozca la suba del 4 % Cámaras sectoriales al rededor del pais, advirtieron que el congelamiento podría producir desabastecimiento y en este sentido la representante local de los expendedores de combustible explicó que, “la cuestión del desabastecimiento tiene que ver con que en la medida en que esta brecha (precio real y precio actual) cada vez se haga más grande, se corre el riesgo de que no haya producto, porque quienes comercializan esto, productores y refinería, pierden mucho dinero por día para sostener este precio”.

Expendedores ven con malos ojos el bono que el gobierno pretende imponer

Al respecto Salguero aseguró que “no tiene ninguna posibilidad el sector de hacer frente a este bono, sin considerar que en lo personal, me parece un exceso por parte del gobierno poner un bono al sector privado qué está haciendo un esfuerzo demasiado grande”.
Próximamente el sector tiene reuniones paritarias con el sindicato que nuclea a los trabajadores de las estaciones de servicios.
En tanto a si van a hablar sobre el bono que quiere imponer el Gobierno nacional, Salguero aseguró que,“no se me ocurría ni plantearlo”. En tanto que aseguró que “lo que estamos tratando de hacer es proteger fuentes de trabajo y si yo pongo paritarias pero además pero tengo que pagar un bono que me impuso el estado, claramente van a peligrar los puestos de trabajo y es lo que estamos intentando muy responsablemente no hacer”.
Al respecto expresó, “orgullosamente digo que desde el sector no se han producido despidos a excepción de un empresario local que tuvo que hacer algunas bajas”.