19.8 C
San Juan
viernes 20 mayo 2022
InicioSOCIEDADEL BARBIJO DEL MIEDO

EL BARBIJO DEL MIEDO

Sin excepciones, la primera emoción reflejada en el rostro de millones de personas alrededor del mundo cuando los contagios del COVID 19 se aceleran, es el miedo.

Análisis exclusivo para Zonda Diario
por Hugo Lescano*

 

La paradoja es que el miedo, es la más contagiosa de las siete emociones básicas universales. Se propaga con repercusión viral a una velocidad mayor que el coronavirus.

Se contagia con solo una mirada, ya que cuando observamos el miedo en el rostro de nuestros interlocutores, se disparan en nuestro cerebro los mecanismos que corresponden al instinto de supervivencia.

También se activa en nosotros con una simple conversación telefónica puesto que cuando escuchamos la voz temblorosa de alguien con miedo, nuestro cerebro refleja de manera empática la misma emoción compartida.

En el mundo, casi sin excepción, experimentamos reacciones de temor propias de un momento en que las circunstancias abarcan a toda una población.

Es común, al caminar por las calles, ver la mirada esquiva de los transeúntes o entrar a un supermercado y notar los cuerpos ladeados de perfil al cruzarse en las góndolas como si quisieran negar la presencia del otro.

¿De qué manera el miedo a ser víctima del contagio, se hace visible en nuestro lenguaje corporal?


El miedo se refleja en el rostro humano con dos contracciones musculares llamadas unidades de acción en el gran nomenclador de la Comunicación No Verbal diseñado por Paul Ekman y Wallace Friesen; a saber, comisuras retraídas horizontalmente hacia los costados (UA 20) y tensión de los párpados (UA 5).

El barbijo o tapabocas impide registrar las comisuras retraídas. Sin embargo, los ojos dan cuenta de la presencia del miedo si observamos con atención.

Al ser una emoción universal, se expresa del mismo modo en el mundo entero, sin importar el origen, nacionalidad, género, edad o etnia de la persona. A estas horas la humanidad está intentando asimilar con más o menos éxito, el miedo a este enemigo invisible. Con distinta intensidad, pero con el mismo código facial, millones de personas expresan miedo en España, Turquía, China, Brasil, Tanzania o Argentina.

En algunas ciudades tales como New York o Buenos Aires, el contacto visual en el espacio público ha ido mermando casi hasta desaparecer a medida que la pandemia se fue apropiando de nosotros al tiempo que las distancias sociales se han ido profundizando. En este 2020, millones de personas nos hemos ido a hablar entre nosotros a esos recomendados dos metros de distancia.

¿Quedarán secuelas en nuestros comportamientos? ¿Cuándo en el futuro, el tapabocas ya no sea necesario, nos quedará el barbijo del miedo en nuestra piel? ¿Nos resignaremos a evitar abrazos y apretones de manos? ¿O recuperaremos esa “vieja normalidad” tan anhelada de la que no éramos plenamente conscientes?

Mientras buscamos respuestas a estos interrogantes solo nos queda aprender a manejar mejor el lenguaje de nuestro cuerpo. Un guiño sutil para buscar complicidades, una sonrisa achinando nuestros ojos, un gesto exagerado con nuestros brazos y manos, quizá sean la receta para hacernos entender mejor a la obligada distancia social o virtual.

Mientras nos dirigimos a una “normalidad” desconocida nos queda, por ahora, confiar en nuestro lenguaje corporal porque, como siempre decimos en nuestro laboratorio, nuestro cuerpo no sabe mentir.

 

*Director del Laboratorio de Investigación
en Comunicación no verbal
Consultor de la OEA (Washingotn DC)
en Comunicación no verbal
Instagram: @hlescano

últimas noticias

Novena en Honor al Espíritu Santo de villa América

  Entre el 27 de mayo y el 4 de junio, se llevará a cabo la Novena en honor al Espíritu Santo, que tendrá lugar...

Los taxistas comenzarán a usar la App del botón antipánico

Emanuel Tores, director del CISEM 911, estuvo en Zonda TV y habló de las nuevas tecnologías incorporadas para ofrecer mayor seguridad a los sanjuaninos....

Cambios en el Gabinete: Comercio Interior pasa a la órbita de Martín Guzmán

El Secretario Roberto Feletti y su organismo a cargo dejan de depender del Ministerio de Desarrollo Productivo porque, según Casa Rosada, "Matías Kulfas tiene...