El aumento de las exportaciones es primordial para garantizar la suba del salario real

Análisis

0
497

El impuesto del 30% al dólar apunta a desalentar compras en el extranjero, sobre una economía que viene haciendo un fuerte ajuste. Desde 2017 el déficit en el sector externo se corrigió gracias a la reducción de las importaciones asociada a la recesión por la brusca caída del salario privado.


Pero ahora, mayores salarios harán recuperar el consumo y aumentar las importaciones que, con exportaciones estancadas, fatalmente terminará en crisis por insuficiencia de dólares. En otras palabras, el objetivo de aumentar los salarios, dinamizar el consumo interno y así reactivar la economía es inconsistente, debido a la baja generación de divisas por la muy limitada capacidad exportadora de la Argentina.
De acuerdo al estudio de IDESA, El “cepo” y el impuesto del 30% a los servicios en el exterior podrán disimular transitoriamente la falta de dólares, pero potenciado con otras medidas como elevar los impuestos a las exportaciones y suspender la baja del Impuesto a los Ingresos Brutos, empeoran la situación porque aumentan el desaliento a las exportaciones. En este marco, mejoras en los salarios, induciría aumentos de importaciones inconsistentes con pocos dólares oficiales disponibles.
Para salir de la emergencia y la decadencia es necesario generar más dólares aumentando las exportaciones, destaca el informe.