El abogado Maximiliano Gustavo Orozco llegó acusado de robo en grado de tentativa al fuero Especial de Flagrancia.

El profesional fue detenido en una oficina céntrica en la que funcionaba el estudio jurídico que compartía con otra persona. Allí fue aprehendido luego de haber destrozado varios aparatos informáticos y de pretender apoderarse de un disco rígido.

Este jueves, Orozco accedió a la suspensión del juicio a prueba, conocido como Probation por lo que el juez Dr. Eduardo Raed, homologó el acuerdo alcanzado, entre el imputado y el fiscal para concederle el beneficio por el término de 1 año, quedando como autor del delito de tentativa de robo simple en concurso real con daño, en perjuicio del Daniel Emilio Dávila. El abogado deberá realizar tareas comunitarias, en la Residencia de Adulto Mayor Eva Perón durante 3 meses, y pagar 200 mil pesos como reparación simbólica a los perjudicados por los daños que causó.

El magistradO, además, dispuso que durante el plazo de 2 años, el imputado cumpla con las siguientes reglas de conducta, bajo apercibimiento de que si así no lo hiciere se llevará a cabo el juicio pertinente.

Orozco deberá abstenerse de usar estupefacientes o consumir bebidas alcohólicas en exceso; fijar domicilio real y comunicarlo a la Oficina de Medidas Alternativas en el término de diez días, como cualquier cambio que realice deberá informarlo dentro del mismo plazo. Tiene prohibido el acercamiento o cualquier tipo de contacto con la víctima Daniel Emilio Dávila tanto en la vía pública, por el lugar donde se cometió el hecho o el domicilio particular, o familiar; como así también tiene prohibido su ingreso al estudio jurídico ubicado en calle Aberastain 422 sur planta baja, en Capital.

El juez también ordenó la devolución de los efectos secuestrados, a Orozco como así también los que le pertenezcan al damnificado, todos los cuales han permanecido en cadena de custodia en la audiencia, se dispuso la devolución del teléfono celular y del vehículo marca Mercedes Benz al Orozco. En la misma audiencia se autorizó al abogado, a retirar sus pertenencias, (expedientes judiciales y libros) tanto de su propiedad como de su esposa.
El profesional tras la audiencia recobró su libertad.