EEUU presenta nuevos cargos contra Huawei y la acusa de “robar secretos”

GUERRA COMERCIAL

133

Desde Washington apuntan a la empresa china de apropiarse de tecnología avanzada y propiedad intelectual de compañías norteamericanas y de colaborar con Irán y Corea del Norte.

En un nuevo capítulo del conflicto que Estados Unidos y Huawei arrastran desde hace ya más de un año, el país norteamericano acusó este jueves al gigante de las telecomunicaciones de “robo de secretos comerciales” y de colaborar de forma ilegal con los gobiernos de Irán y Corea del Norte. Según informó el Departamento de Justicia, la acusación, que incluye 16 cargos de conspiración y de violar la ley de organizaciones corruptas e influenciadas por el crimen organizado, se presentó este miércoles en un tribunal federal de Brooklyn, en Nueva York.
Los nuevos cargos apuntan a Huawei Technologies, el mayor fabricante de equipos de telecomunicaciones del mundo, y dos de sus filiales estadounidenses.
Una de las acusaciones hace referencia a la supuesta práctica que la compañía con sede en China usa desde hace tiempo para, “mediante el fraude y el engaño”, apropiarse indebidamente de tecnología avanzada y propiedad intelectual de empresas estadounidenses. En su acusación, producto de una larga “investigación independiente” llevada a cabo por el Gobierno estadounidense y que sustituye a las anteriores, el Departamento de Justicia asegura que la propiedad intelectual obtenida ilegalmente por Huawei incluía “secretos comerciales y material protegido por los derechos de autor, como código fuentes y manuales de usuario para enrutadores de internet, tecnología de antenas y tecnología de prueba de robots”. Aunque no sólo eso.
El Gobierno estadounidense también acusó a la firma de trabajar en proyectos comerciales y tecnológicos con países sujetos a sus sanciones o a las de la ONU, como Irán y Corea del Norte, así como de llevar a cabo esfuerzos para ocultar el alcance de estos negocios mencionando en sus comunicaciones internas a esas naciones con nombres en clave, como el código “A2” para el primero de esos países o “A9” para el segundo.
En concreto, sobre Irán, acusa a Huawei de ayudar al Gobierno de ese país a realizar la vigilancia nacional, incluso durante las manifestaciones en Teherán en 2009, a través de la empresa Skycom, una de sus filiales no oficiales, una relación que los empleados de Huawei supuestamente intentaron negar.
Según el Gobierno de EE.UU., para lograr sus fines, Huawei alcanzaba “acuerdos de confidencialidad con los propietarios de la propiedad intelectual” para luego apropiarse de ella y reclutaba empleados de otras compañías para que fueran ellos los que se apropiaran de la propiedad intelectual de sus antiguos empleadores.
Como parte de esta trama, agregó, “Huawei supuestamente lanzó una política que instituye un programa de bonificación para recompensar a los empleados que obtuviesen información confidencial de sus competidores”. “Huawei, Huawei USA y Futurewei acordaron reinvertir los ingresos de esta supuesta actividad de crimen organizado en los negocios mundiales de Huawei, incluso en los Estados Unidos”, agregó el Departamento de Justicia, que indicó que esta nueva acusación contiene cargos de la denuncia anterior anunciada en enero de 2019.