EEUU ordena la retirada de su personal no esencial en Irak

Ante la escalada con Irán

0
229

La Administración Trump ha trasladado al Gobierno iraquí la existencia de una amenaza vinculada a la “actividad iraní”, en referencia a las milicias chiíes respaldadas por Teherán

La escalada entre Estados Unidos e Irán ha alcanzado este miércoles Irak, el país de complejos equilibrios sectarios que ambos rivales han tratado de tutelar desde el ocaso de Sadam Husein en 2003. El Departamento de Estado estadounidense ha ordenado la retirada inmediata de los funcionarios no esenciales de su embajada en Bagdad y su consulado en Erbil, la capital de la región autónoma del Kurdistán iraquí.

“El Departamento de Estado estadounidense ha ordenado la salida de Irak de los funcionarios no esenciales del Gobierno estadounidense, de la embajada en Bagdad y el consulado en Erbil. El servicio ordinario de visados en ambos lugares será suspendido temporalmente”, ha informado una alerta de seguridad publicada este miércoles en la página web de la legación diplomática.

En la última semana la Administración Trump ha trasladado al Gobierno iraquí la existencia de una amenaza vinculada a la “actividad iraní”, en referencia a las milicias chiíes respaldadas por Teherán que operan en el marco de las fuerzas de seguridad iraquíes, que han colocado a las instalaciones estadounidenses y su personal desplegado en el país, tanto civil como militar, en “sustancial riesgo”.

La nota divulgada por la legación diplomática advierte de que, a partir de ahora, Washington “tiene capacidad limitada para proporcionar servicios de emergencia a los ciudadanos estadounidenses en Irak” y aconseja a los funcionarios estadounidenses afectados por la medida que “abandonen el país a bordo de transporte comercial tan pronto como sea posible, eviten instalaciones estadounidenses en Irak, permanezcan vigilantes y recurran a medios de comunicación locales para actualizaciones”.

El pasado domingo, la embajada ya elevó su sugerencia de seguridad aconsejando a sus nacionales “no visitar el país, no frecuentar los lugares conocidos por reunir a ciudadanos estadounidenses, mantener perfil bajo y estar al tanto de lo que sucede en sus proximidades”.