En tanto, los montos aprobados y en proceso de aprobación ascendían a 223.280 millones de pesos, de acuerdo con la información oficial.


Asimismo, la asistencia financiera para monotributistas y autónomos a través de la línea de crédito a tasa cero, a 15 días de su vigencia, alcanzaba a 151.443 individuos por un monto total de 19.890 millones de pesos. “Las medidas de alivio financiero implementadas por el Banco Central propiciaron un récord histórico de otorgamiento de crédito para el sistema financiero, por el monto y la velocidad en que se volcaron al mercado”, subrayó el organismo que preside Miguel Pesce.
En su Informe de Política Monetaria, el Banco Central admitió que su gestión durante la emergencia “requerirá de una importante expansión de la liquidez”, pero garantizó que una vez superada la pandemia, el organismo “hará todos los ajustes en la liquidez que sean necesarios para sostener la recuperación y normalizar la liquidez”. “A tal fin, el crecimiento de la demanda de dinero que trae aparejada la recuperación económica, contribuirá a absorber una importante porción de los recursos volcados al mercado. La monetización de la economía argentina se encontraba al inicio de este proceso en niveles históricamente bajos”, sostuvo la autoridad monetaria. Y destacó que política monetaria llevada adelante en estos últimos dos meses “permitió amortiguar las consecuencias en el nivel de actividad económica generada por la crisis sanitaria del Covid-19, a través de la utilización de instrumentos que facilitaron el acceso al crédito y redujeron su costo para aliviar la situación financiera de empresas y familias”.
Para el Banco Central, “la naturaleza epidemiológica del shock y el consecuente abordaje sanitario de la crisis, permite anticipar tres fases dentro de este ciclo económico, marcado por fuertes restricciones de oferta y la consecuente retracción de la demanda en una primera etapa; una flexibilización progresiva luego, hasta alcanzar finalmente una vuelta a la “nueva normalidad “.