El intendente Jorge Castañeda contó que las mismas estarán en el Centro de Formación de Gendarmes que existe en el departamento. También contó que “el hospital de Barreal comenzó a descentralizar algunas de sus actividades. La administración estará en el edificio del municipio”.
Calingasta se prepara como todos en la provincia para recibir potenciales casos de coronavirus. Es por esto que entre otras acciones están arbitrando labores para cuando esto ocurra.
El intendente Jorge Castañeda, sobre estos preparativos contó que “tenemos una disposición aproximada de 60 camas. Reconoció que lo recomendable son 40 de acuerdo a lo que indican las estadísticas”.
Agregó que “nosotros en el departamento no vamos a tener pacientes graves, porque no tenemos terapia, por esto los pacientes contagiados leves, los vamos a aislar y los que presenten otra complejidad los vamos a poner en el hospital Barreal y cuando la complejidad veamos que se va agravar y se necesite un respirador serán trasladados al Hospital Rawson”.
Acerca de espacio que se ha dispuesto para la recepción de posibles contagiados manifestó que “será en el Instituto de Formación de Gendarmes, que ya se encuentra adecuado para eso con todos los elementos que se necesitan. Este lugar cuenta con camas y todo lo que se necesite, en tanto que la parte de Salud la está aportando el Hospital de Barreal, por lo que tenemos todo preparado”.
Al profundizar sobre los trabajos sanitarios en Calingasta afirmó que “hemos readecuado el Hospital de Barreal y ahora se saca toda la administración del hospital y la vamos a poner a funcionar en el edificio municipal. También vamos a poner el vacunatorio en este lugar”, dijo Castañeda. “Lo que se quiere es aislar la mayor parte del personal del hospital para que no tengan ningún tipo de contacto con estas patologías”. En ese sentido contó que “por ahora son esas medidas y luego veremos que espacios más”, de hecho no se descarta la instalación en el edificio comunal de algún consultorio externo.
En cuanto a la asistencia, que se está dando en estos tiempos desde el municipio explicó que “estamos ayudando a cada uno de los casos, la gente nos manda un whatsapp, nos cuenta que es lo que le está pasando y nosotros tratamos de buscarle la solución. Por lo general es un bolsón de mercaderías que les hemos preparado y también para casos especiales donde tienen alguna enfermedad, les agregamos un pollo, pescado o verduras”.El intendente Jorge Castañeda contó que las mismas estarán en el Centro de Formación de Gendarmes que existe en el departamento. También contó que “el hospital de Barreal comenzó a descentralizar algunas de sus actividades. La administración estará en el edificio del municipio”.
Calingasta se prepara como todos en la provincia para recibir potenciales casos de coronavirus. Es por esto que entre otras acciones están arbitrando labores para cuando esto ocurra.
El intendente Jorge Castañeda, sobre estos preparativos contó que “tenemos una disposición aproximada de 60 camas. Reconoció que lo recomendable son 40 de acuerdo a lo que indican las estadísticas”.
Agregó que “nosotros en el departamento no vamos a tener pacientes graves, porque no tenemos terapia, por esto los pacientes contagiados leves, los vamos a aislar y los que presenten otra complejidad los vamos a poner en el hospital Barreal y cuando la complejidad veamos que se va agravar y se necesite un respirador serán trasladados al Hospital Rawson”.
Acerca de espacio que se ha dispuesto para la recepción de posibles contagiados manifestó que “será en el Instituto de Formación de Gendarmes, que ya se encuentra adecuado para eso con todos los elementos que se necesitan. Este lugar cuenta con camas y todo lo que se necesite, en tanto que la parte de Salud la está aportando el Hospital de Barreal, por lo que tenemos todo preparado”.
Al profundizar sobre los trabajos sanitarios en Calingasta afirmó que “hemos readecuado el Hospital de Barreal y ahora se saca toda la administración del hospital y la vamos a poner a funcionar en el edificio municipal. También vamos a poner el vacunatorio en este lugar”, dijo Castañeda. “Lo que se quiere es aislar la mayor parte del personal del hospital para que no tengan ningún tipo de contacto con estas patologías”. En ese sentido contó que “por ahora son esas medidas y luego veremos que espacios más”, de hecho no se descarta la instalación en el edificio comunal de algún consultorio externo.
En cuanto a la asistencia, que se está dando en estos tiempos desde el municipio explicó que “estamos ayudando a cada uno de los casos, la gente nos manda un whatsapp, nos cuenta que es lo que le está pasando y nosotros tratamos de buscarle la solución. Por lo general es un bolsón de mercaderías que les hemos preparado y también para casos especiales donde tienen alguna enfermedad, les agregamos un pollo, pescado o verduras”.