La Secretaria de Planificación del Ministerio de Salud Pública Alina Almazán afirmó que “el plan está diseñado para dar una respuesta inmediata ante la posible circulación viral”

En la actualidad estamos con el 95% de las actividades económicas, productivas y culturales, flexibilizadas y dentro de poco se activa el sector de la educación. Este plan esta trabajado para tener una respuesta definida e inmediata ante la posibilidad de circulación viral comunitaria, y esto sucede cuando no se pueda identificar nexo epidemiológico, es decir de donde provino el contagio en una persona con la enfermedad confirmada. A partir de allí comienzan a evaluarse los indicadores sanitarios, de movilidad y socioeconómicos para poder definir si pasamos a otra etapa, hacia adelante o hacia atrás.

Remarcó también que el plan se basa en la estrategia de control de brote, y dijo que “es una vigilancia que se hace para todas las enfermedades infecciosa”.

Un vez que se detecta el caso confirmado de la enfermedad y se detecta su ubicación, sus relaciones familiares y comunitarias, se identifican 9 manzanas que quedan aisladas y es en este radio es en donde el personal de salud recorre y busca a las personas que hayan tenido contacto con el caso índice y que además tengan síntomas compatibles con la enfermedad.

También señaló que si sucede un caso en el ámbito laboral se debe proceder a detectar los contactos estrechos del caso confirmado (personas que han permanecido más de 15 minutos con el caso índice, sin uso de tapabocas y sin respetar las distancias) y son aisladas en hoteles para su seguimiento.