Las irregularidades se hicieron más notorias en los últimos dos años, según afirman desde el SEC. Escribe Omar Andrada

El hecho de cambiar o agregar tareas a las que realmente le corresponde cumplir a un empleado de comercio ha pasado a ser una práctica mucho más frecuente, en los últimos dos años, denunciaron desde el Sindicato Empleados de Comercio de San Juan.
Esto es una preocupación para el sector que ve peligrar las fuentes laborales de sus afiliados inmersos en la actual crisis económica que atraviesa el país.
Mirna Moral, la Secretaria General del Sindicato Empleados de Comercio (SEC), admite que esto es una práctica que ha existido siempre, pero que se ha hecho más notoria en los últimos dos años.
“Con ésta crisis hay más necesidad de trabajo y los empleadores se aprovechan de eso y les están incorporando más horas de trabajo a sus empleados o a un cajero lo pasan a repositor”, dijo Moral.
“Por temor a perder el trabajo la gente con voluntad y mucha predisposición cumple con las tareas”.
Otra cosa que es común, por ejemplo, es que le dicen al empleado que va a ser Encargado de Salón, y le dan el título, pero oficialmente y en el recibo de sueldo sigue siendo vendedor. Esto hace que la persona se esmere tratando de que algún día eso se haga realidad pero si es despedido la liquidación va a ser por lo que dice el recibo”, explicó.
“El problema es que normalmente -continuó-, cuando ocurre esto las personas tienden a quedarse calladas. Lo más difícil es cuando la gente está en negro y nosotros nos presentamos porque niegan la situación y se hacen pasar por clientes. No quieren perder la posibilidad de cobrar ese importe mínimo, porque por lo general no llega a ser ni siquiera la mitad de lo que corresponde a un empleado de comercio. Cobran 10 ó 15 mil pesos”, enfatizó.
“Además sucede que no trabajan ocho horas, sino mucho más. Otras trabajan ocho pero figura como que trabajan cuatro. También existe hostigamiento y la persecución. Muchas empresas tienden a realizar cosas incorrectas contra los delegados pero ellos se saben defender no llegan a obtener el resultado que pretenden. Y los delegados se eligen por dos años y tienen un año más los fueros legales, entonces durante ese período están cubiertos por el Sindicato Empleados de Comercio de forma especial, pero de la misma manera tratamos de proteger a los demás empleados de acuerdo a la ley”.
Moral agregó que “articulamos formas y maneras de ayudar al empleado cuando vemos que está expuesto”. Sin embargo alertó que “creen que con nuestra sola presencia es suficiente y no es así. Necesitamos que lo ratifiquen dentro de la empresa cuando nosotros nos presentamos en la misma como autoridad, porque sino es como una conversación privada y no hay nada formal”.
“Nosotros lo que hacemos es mantenerlo en secreto, tratar de arbitrar los medios para proteger a esa persona, que no quede expuesta y que mantenga su lugar de trabajo porque es nuestra obligación”.
La gremialista recordó que en la provincia desde noviembre de 2018 a diciembre de 2019 se han perdido más de 500 fuentes formales de trabajo y que por suerte los despidos se han frenado a partir de que el actual gobierno nacional decretó la doble indemnización cuando los despidos no sean con justa causa.