Cuentas fiscales y externas condicionan un acuerdo de precios a mediano y largo plazo

Política Económica

0
406

Convenios de precios y salarios en Argentina hubo desde 1950. Tuvieron resultados notorios contra la inflación pero todos fracasaron en el mediano y largo plazo.

El nuevo gobierno comenzará su gestión con el desafío de desacelerar la inflación que corre a un ritmo de 55% anual y con la necesidad de sanear al mismo tiempo su agujero fiscal.
Como ya ha ocurrido en otros momentos de la historia local, la primera medida en esta dirección buscará un acuerdo de precios y salarios, en el cual Gobierno, empresarios y gremios deberán comprometerse a mantener ciertas variables para que la economía pueda encausar un sendero de expectativas de inflación a la baja, en donde cada uno deberá ceder en la puja nominal, pero en términos reales la pregunta que muchos se hacen es si funcionará en el mediano y largo plazo.
Para la consultora económica Invecq, los acuerdos de precios y salarios han sido necesarios y han tenido un efecto notorio en los procesos de desinflación en el corto plazo. Sin embargo, destacó que en el mediano o largo plazo, “todos han fracasado debido al desequilibrio de las cuentas fiscales y externas, como consecuencia de que se intentan frenar determinadas variables nominales como el tipo de cambio o las tarifas, que no van en línea con el equilibrio sustentable de la economía de largo plazo y terminan en peores consecuencias para la economía en su conjunto”.
El acuerdo de precios y salarios, que propone el presidente electo Alberto Fernández, en su plan social resulta necesario “ en su objetivo de bajar la inflación, pero solo será efectivo siempre y cuando las políticas de corto plazo se adecuen a los objetivos de largo plazo de procurar cuentas fiscales y externas en equilibrio de forma sostenida”.
En su estudio asimismo precisó que los distintos tipos de acuerdos y controles de precios se han ejercido a lo largo de la historia argentina, “quizás sin demasiado éxito”, recordando entre ellos los precios máximos establecidos, los precios concertados, los precios controlados y también los precios congelados transitoriamente.