Emiliano Pérez, de 25 años, terminó internado por el ataque sufrido en las puertas de un boliche de Mar del Plata. Los acusados se presentaron ante la Justicia y serán imputados en una causa judicial.

Cuatro patovicas son investigados por las agresiones contra el sanjuanino Emiliano Pérez, de 25 años, en la puerta de un reconocido boliche de Playa Grande, en Mar del Plata, el pasado 8 de enero.
Los hechos quedaron registrados en un video tomado por la cámara de un teléfono celular de un testigo. Si bien en un principio los investigadores sospechaban que el autor de la golpiza había sido uno de los empleados contratados por la empresa que le presta el servicio de la seguridad al boliche, con el paso de los días se supo que hay otros tres incriminados en el caso.

En ese marco, los cuatro hombres fueron identificados y se presentaron ante la Justicia en las últimas horas, a través de un mismo abogado, Marcos Adrián Bouzas. Lo mismo hicieron la víctima y su hermano, quienes decidieron constituirse bajo la figura de particular damnificado y para eso también contrataron a un letrado.

Ahora, Alejandro Pellegrinelli, el fiscal que tuvo a su cargo el inicio de las actuaciones, aguarda conocer de parte de los médicos el grado de lesión que sufrió Emiliano, que debió ser internado con un traumatismo de cráneo. Ese diagnóstico acabará por definir la carátula del expediente y si el mismo pasa a la órbita de otra fiscalía.

Es decir, si se trata de una causa por el delito de “lesiones graves” seguirá a cargo de Pellegrinelli y las consecuencias procesales sobre los acusados serán mayores. En cambio, si los médicos determinan que la principal de las víctimas -su hermano fue golpeado pero no presentaba heridas y no fue necesaria su internación- sólo sufrió heridas leves, la investigación seguirá su curso en la fiscalía de Graciela Trill.

El hecho
El caso que investiga la Justicia ocurrió en horas de la madrugada del miércoles 8 de enero en la puerta del boliche Bruto, cuando Emiliano y su hermano Federico fueron golpeados por los empleados de seguridad del establecimiento.

Las imágenes que muestran las agresiones fueron tomadas desde la cámara del teléfono celular de un testigo y se viralizaron poco tiempo después. En suma, exactamente una semana antes había ocurrido un hecho similar en las afueras de otro local bailable de Playa Grande, ubicado a pocos metros de éste, lo que motivó un fuerte incremento de los operativos de prevención en toda esa zona. Lo mismo ocurrió en el sector de Varese, donde también habían existido disturbios e incidentes.

Durante las jornadas del jueves y el viernes de la semana pasada, la Justicia y la policía trabajaron para identificar a los agresores. En tanto, el turista sanjuanino que peores lesiones había sufrido durante la golpiza fue trasladado desde el Hospital Interzonal General de Agudos (HIGA) hacia la clínica Pueyrredon, donde su estado de salud evolucionó.

Por su parte, las autoridades del boliche lamentaron lo ocurrido a través de un comunicado y manifestaron estar “en contra” de cualquier tipo de violencia. De todas formas, personal del Registro Público Provincial de Personal de Control de Admisión y Permanencial (Recap) se presentó en el lugar y sancionó a la empresa Hawk, que está a cargo de la seguridad (el servicio está tercerizado).