Las emociones son las que guían nuestro comportamiento y como tal nos marcan diferentes tipos de comportamientos que se dan en la persona.
La tristeza es una de las emociones básicas del ser humano, sin embargo, muchas veces se la confunde o utiliza como sinónimo de depresión, un trastorno mental que nunca es una parte “normal” de la vida. Aquí te contamos cuáles son sus diferencias y los efectos que pueden tener sobre tu cuerpo.

Las emociones son reacciones psicofisiológicas que funcionan como modos de adaptación frente a diferentes estímulos que las personas perciben. Pueden alterar la atención, organizar las respuestas del individuo, y guiarlo para que logre el comportamiento más efectivo ante determinada situación.

Uno de los pioneros en el estudio de las emociones, el psicólogo Paul Ekman, estableció seis emociones básicas no natales del ser humano: el miedo, la ira, el asco, la alegría, la sorpresa y la tristeza. Aunque se plantean como universales, no todas tienen la misma incidencia o duración, debido a que surgen como resultado de situaciones más o menos relevantes. Por eso, la tristeza suele perdurar ya que su aparición se vincula a eventos de gran impacto.

Esta es una reacción, dolor, o estado que surge ante una pérdida o situación adversa por la que nos vemos superados. Se cree que los principales factores reguladores de la tristeza son: los esquemas cognitivo, los patrones de personalida y el entorno social, cultural y económico. Debido a que no todos la padecen de la misma manera, los investigadores no pueden garantizar los efectos que tiene sobre nuestro cuerpo.

Sin embargo, existe evidencia que la vincula con alteraciones en el ritmo respiratorio y cardíaco, en los niveles de presión arterial y colesterol, en la percepción de temperaturas, en el apetito e incluso en la salud de la piel.

A nivel cognitivo, las personas tristes suelen quedar “atrapadas” en pensamiento y decisiones rígidas, que limitan su capacidad de adaptación y buen juicio al momento de tomar decisiones. Cuando este estado mental se extiende durante mucho tiempo e interviene en todos los aspectos de nuestra vida, puede tratarse de depresión.