Crean una silla de ruedas que responde a movimientos faciales

INGENIERÍA SANJUANINA DE AVANZADA

2127
Los sensores van montados en unas gafas utilizando tecnología 3D y un microcontrolador. Lo que era basura electrónica nos sirvió para crear comandos en una silla motorizada y que responda a movimientos faciales”, explicaron los ingenieros, recién recibidos.

Gracias a esta tecnología de bajo costo, las personas con tetraplejia, esclerosis lateral amiotrófica, pacientes que han sufrido un accidente cerebrovascular u otros individuos con problemas de movilidad en las manos podrían desplazarse de manera autónoma.

Daniel Caballero Garay y Martín Benegas, diseñaron una silla de ruedas muy novedosa a modo de tesis de su carrera de ingeniería electrónica de la Universidad Nacional de San Juan.

El trabajo consiste en una interfaz de hombre – máquina, basada en sensores ópticos para personas con discapacidades motoras.

“Todo comenzó cuando una persona residente de Cuba pidió el proyecto anterior a nuestra tesis, pero en la misma, la silla creada respondía a comandos de voz, pero a él no se los reconocía, entonces le pedimos que nos enviara un video de sus movimientos musculares sanos y queríamos saber que músculo utilizar para hacer la interfaz. Vimos que con los músculos del rostro se podía hacer”, explicó Daniel.

Los jóvenes analizaron los métodos para realizar su trabajo, y así fue como, poco a poco, diseñaron y armaron una silla de ruedas que responde a movimientos faciales, la idea era que fuera de bajo costo, por ese motivo utilizaron sensores ópticos reciclados de mouse de computadora.

“Los sensores son cámaras y lo que hacen es detectar el movimiento, en este caso se detecta el movimiento del párpado al guiñar el ojo”, agregó el joven.

“La idea de usar sensores ópticos para la interfaz surgió al observar el funcionamiento del mouse, así pudimos reciclar los sensores y por ello es de bajo costo. Los sensores van montados en unas gafas utilizando tecnología 3D y un microcontrolador. Lo que era basura electrónica nos sirvió para crear comandos en una silla motorizada y que responda a movimientos faciales”, explicaron los ingenieros, recién recibidos.

Tecnología a bajo costo

La tesis fue realizada en el Gabinete de Tecnología Médica (GATEME). Consiste en un sistema capaz de asistir a personas con problemas motrices tanto en las extremidades inferiores como superiores producto de enfermedades neurodegenerativas.

Para tal propósito se diseñó la interfaz, capaz de emitir comandos a partir de movimientos faciales sin requerir ninguna intervención adicional de las extremidades del paciente.

La interfaz se implementa para el control de una silla de rueda motorizada. Este sistema está enfocado en proveer una solución eficaz y a la vez de bajo costo, es por ello que se prescindió de la computadora integrada en la silla de ruedas para el procesamiento de los datos y se utilizaron sensores, los cuales fueron reciclados a partir de mouses ópticos.

Además, el sistema cuenta con un módulo de comando de voz para el encendido y apagado de los sensores ópticos. Para resguardar la seguridad del usuario ante posible colisiones se construyó una barra con sensores de proximidad ultrasónicos.

Los sensores identifican puntos de la cara, y así pueden extraer comandos simples, como ir hacia adelante, hacia atrás, a la izquierda o a la derecha, y lo más importante: parar.

Pocas propuestas similares en el mercado nacional e internacional

No existen en el mercado muchas propuestas de sistemas comerciales de sillas de ruedas inteligentes, generalmente son desarrollos de laboratorio.

En la Argentina, la empresa Interactive Dynamics ha desarrollado un prototipo de silla de rueda inteligente. Esta silla motorizada está pensada para personas con parálisis completas o severas que no pueden valerse de sus manos para utilizar sillas de ruedas comunes. La misma está equipada con un sistema de software y hardware de última generación que hace posible su control a través de los pensamientos.

En España

Existen otros desarrollos similares a nivel académico como la Silla de ruedas inteligente controlada por la voz en Zaragoza, España.

Esta silla está equipada con equipos informáticos y sensores para medir y procesar la información del entorno: también dispone de un sistema de movimiento autónomo y un sistema de reconocimiento de voz.