Las ventas a precios constantes, es decir, quitando el efecto de la inflación en el último año, cayeron esos porcentajes, en línea con la contracción general del sector comercio. A diferencia del país, en San Juan las ventas crecieron un 50,2% en abril de este año contra el mismo mes del 2018.

El consumo masivo no solo continuó sin reaccionar en abril pasado, sino que en algunos casos profundizó su contracción: las ventas en shopping se hundieron 22,9% interanual en el cuarto mes del año, mientras que en los súper cedieron 12,6%, según informó el INDEC.
En el caso de los súper, las ventas a precios corrientes de abril sumaron un total de $ 49.672 millones, lo que representa un aumento de 45,6% respecto al mismo mes del año anterior. En la provincia de San Juan hubo un alza del 50,2% en abril de este año respecto al mismo mes del 2018.
Las ventas a precios constantes, es decir, quitando el efecto de la inflación en el último año, cayeron un 12,6%, en línea con la contracción general del sector Comercio.
Por su parte, en centros de compra y shoppings, las ventas a precios corrientes de abril sumaron un total de $ 7.037 millones, lo que representa un aumento de 21,2% respecto al mismo mes del año anterior.
Las ventas a precios constantes cayeron un 22,9%, bastante por encima de la contracción general del sector.
“El sector Comercio es el de mayor incidencia en la caída de la actividad económica, reflejando la fuerte contracción del consumo que ocasionó la caída de poder adquisitivo real luego de la crisis de 2018. Como la suba de salarios estuvo por debajo de la inflación en el primer cuatrimestre, la capacidad de compra de la población se vio muy erosionada”, sostuvieron Nadin Argañaraz y Bruno Panighel, economistas del IARAF.
De todos modos, los analistas estimaron que abril “pudo haber sido el piso de la contracción”. Y enfatizaron que “para que el consumo comience a recuperarse y con él, la actividad económica, es necesaria una baja sostenida de la inflación”.

Continúa la contracción al consumo
Para Nadin Argañaraz y Bruno Panighel, economistas del IARAF, el sector que más se contrajo fue el de “Comercio mayorista, minorista y reparaciones” con una caída de 12,8% respecto al primer trimestre de 2019.
El sector Comercio es el de mayor incidencia en la caída de la actividad económica, reflejando la fuerte contracción del consumo que ocasionó la caída de poder adquisitivo real luego de la crisis de 2018.
Como la suba de salarios estuvo por debajo de la inflación en el primer cuatrimestre, la capacidad de compra de la población se vio muy erosionada. ¿Es posible cumplir la meta fiscal? Abril pudo haber sido el piso de la contracción y para que el consumo comience a recuperarse y con él, la actividad económica, es necesario una baja sostenida de la inflación, apuntaron por último los especialistas.