Javier Fornasari delegado de ACARA en San Juan dijo que la situación para el sector es “complicada y preocupante”.

El empresario Javier Fornasari, delegado de San Juan de la Asociación de Concesionarios de la República Argentina, calificó a la situación que viven en la actualidad los concesionarios locales como “complicada y preocupante”. Además destacó que varias empresas debieron tomar créditos bancarios para poder hacer frente a los pagos de los sueldos y remarcó que la mayoría pagará el 100% de los mismos.
“Estuve en distintas reuniones virtuales con delegados de diferentes provincias y la red de
concesionarios en general va a hacer el esfuerzo y tratar de pagar en la mayoría de los casos el
100% de los salarios mas allá de que pueda ser parcial en algunos casos también pero ya depende de cada empresa”, indicó.
“Se va a abonar porque hay una asistencia de parte de los bancos que permiten tomar un crédito para financiar el pago a los empleados y todos los concesionarios que optaron por esto abonaran el salario”, comentó.
Sobre la realidad del sector dijo que “quedan operaciones pendientes para cuando abran las sucursales, se formalizara el patentamiento y se entregarán los autos a los clientes”.
“Ahora tratarnos de acomodarnos a la venta digital en los distintos canales y unidades de negocios pero con muchas limitantes. Nuestra industria no está
ajena a los otros actores de la economía. Debemos esperar que termine el aislamiento y abrir las empresas pero la situación es complicada y preocupante”.
Fornasari no se arriesgó a dar una perspectiva de futuro. “Opinar hoy de lo que va a pasar es arriesgado. primero hay que ver si el 13 se levanta el aislamiento porque estamos con una industria bastante castigada. Si es así
buscaremos la manera de trabajar responsablemente”.
Sobre como se verá afectado el mercado, el empresario sanjuanino remarcó que “afectará muchisimo al mercado, pero la economía alguna vez se va a recuperar y espero que el actor mas importante que es el estado actúe con medidas adecuadas y que no se corten las cadenas de pago.
“En referencia a nuestro sector entendemos que se verá castigado por no ser de primera necesidad. El mercado va a ser menor de lo que se proyectaba. Hablábamos de unas 460 mil unidades y hoy se proyectan menos de 300 mil”, concluyó.