En total, fueron cuatro hombres los que detuvo la Policía en 10 allanamientos que se realizaron en forma simultánea en distintos departamentos. Los delincuentes salieron de la cárcel hace algunos meses atrás, y comenzaron a robar solamente dinero y joyas.


Estuvieron encerrados en el Penal de Chimbas varios meses. Son dueños de abultados prontuarios. No tenían trabajo ni ocupación estable. Sin embargo desde que salieron de la cárcel hace aproximadamente seis meses atrás, el modo de vida de estos hombres tuvo un giro bastante llamativo.
Adquirieron automóviles y motos y mercadería (indumentaria de cama y otras prendas) para vender, algunos emprendieron trabajos en forma independiente y hasta comenzaron a construirse sus departamentos para vivir con sus familias.

El poder adquisitivo que demostraban estos hombres estaba relacionado con sus antecedentes delictivos, pues continuaron haciendo lo que saben desde hace tiempo: robar. ¿Pero donde cometían esos robos? En casas ubicadas en algunos country de San Juan y apuntaban a víctimas de buena posición económica. Así, los escruches se fueron sucediendo en distintos lugares y los investigadores que recibieron las denuncias advirtieron que los delincuentes empleaban el mismo modus operandi en casi todos ellos. “Entraban, revolvían todo y sólo se llevaban abultadas sumas de dinero en pesos argentinos y dólares y valiosas joyas de oro”, comentó un pesquisa tras una investigación que se extendió durante 3 meses.

Así, después de ese tiempo, y de reunir evidencias en su contra, las órdenes de allanamientos y de detención fueron otorgadas por el Primer y Segundo Juzgado de Instrucción. Y este miércoles en la mañana, la denominada “Banda de los Country”, fue desarticulada por la Policía de San Juan. Cuatro marginales terminaron tras las rejas y ahora deberán responder ante la Justicia por al menos cuatro robos cometidos en viviendas de complejos privados.
Cerca de 84 efectivos pertenecientes a todas las brigadas de la Central de Policía, 10 veedores judiciales y varios móviles policiales, al mando del Crio. Rául Córdoba de la Dirección Judicial D-5 y el subcomisario Gustavo Céspedes, jefe de Robos y Hurtos, fueron partícipes del megaoperativo que se concretó en forma sorpresiva y simultánea en casas ubicadas en los departamentos Rivadavia, Chimbas, Capital y Rawson, según informaron fuentes policiales.

Los detenidos fueron identificados por la fuentes como Iván Castro, su hermano Elías Castro, Braian Guzmán y Guillermo Villafañe. Durante los procedimientos, secuestraron varios vehículos marca VW Gol Trend, un Corsa, un Fiat Uno y Peogeot 207 Compact y dos motos. Además material de construcción y una gran cantidad de ropa de camas y prendas que estaban destinadas a la venta y 270 mil pesos en total.

Las fuentes señalaron que los hermanos Castro se habían colocado una pizzería que ubicaron en Sargento Cabral y Paula Albarracín de Sarmiento, y la habrían equipado con distintos aparatos, que también fueron incautados ya que se presume que fueron adquiridos con dinero de los robos. Entre ellos una freidora industrial, una heladera, un freezer, un microondas, dijeron.

Comentaron que Villafañe cumpliría el rol de reducidor de las joyas que vendía en otras provincias. En su domicilio, le hallaron una balanza de precisión, cadenas, relojes y pulseras de oro y 98.000 pesos. “Hay relojes de marca que fueron secuestrados y que se desconoce a los damnificados”, manifestaron las fuentes. Finalmente, indicaron que se ha logrado esclarecer dos robos cometidos en los Country Las Marías y Huarpe y otros tuvieron como damnificados a una mujer de apellido Dagostino y a un empresario de apellido Bilia, ambos de Capital.