El delincuente ya carga en su historial delictivo con tres homicidios. Este miércoles en un juicio abreviado aceptó una condena de 6 años de prisión.


Claudio Javier Gil (46), nuevamente fue juzgado por otros delitos cometidos en perjuicio de un interno del Penal.
Esta vez, el procesado, muy conocido por los asesinatos que cometió y por los cuales cumple condena perpetua, optó por un juicio abreviado, a cargo del juez José Atenágoras Vega.
La audiencia se realizó este miércoles en la Sala II de la Cámara Penal. Gil, acordó una condena de 6 años por los tormentos a los que sometió a su compañero de la celda 11, del Sector 4 del Penal de Chimbas, aunque antes de finalizar la audiencia y fiel a su estilo prepotente dijo, dirigiéndose al juez que “ no significa que fue soy responsable sino que por una mala defensa y una chicana de la fiscalía llegue a este juicio abreviado” Con esta condena, Gil sumó seis en seis años.

El asesino homofóbico atravesó los pasillos de Tribunales e ingresó al recinto custodiado por tres policías ya que se conoce su violenta personalidad. Lo hizo sonriente y desafiante ante la prensa.
Gil está acusado de abuso sexual gravemente ultrajante y por lesionar -quemándolo con agua hirviendo- a un preso, identificado como Gonzalo Ferreyra, que cumplía condena por un hurto.

La víctima también estuvo este miércoles en Tribunales y en su relato ante los periodistas reveló algunos detalles de su terrible vivencia mientras compartió la celda con el acusado. “Era un infierno mi vida, él me tenía muy atormentado. Una vez me levanté, puse agua para tomar el mate y me tiró un vaso de agua caliente en la espalda, ahí se dieron cuenta todos y ese día casi lo matan”, dijo.
Contó además de los sometimientos sexuales de los que era víctima y que: “Al principio me pedía cosas pero después todo fue más grave. Él se la agarró conmigo el día que lo llamaron a la reja para darle la notificación de que estaba condenado a perpetua. Ahí se dio vuelta y todo empezó. Se la empezó a agarrar conmigo como si yo fuera la señora de él”,
El hecho por cual llegó a juicio Gil ocurrió en noviembre de 2016, cuando obligó a Ferreryra a que le practique sexo oral y además le quemó la espalda con agua caliente de una tetera.
Claudio Gil tiene 46 años, pero desde joven comenzó a transitar el camino de la delincuencia.

En su haber delictivo cuenta con tres homicidios por odio a la orientación sexual de las víctimas, entre otros delitos. Las hombres asesinados fueron el comerciante Alberto Herrera de La Rioja y los sanjuaninos Carlos Echegaray Luis Espínola. Por estos crímenes le aplicaron dos condenas perpetuas.
La defensa de Gonzalo Ferreyra afirmó que ahora,su defendido realizará una demanda en contra del Estado por daños y perjuicios ya que mientras estuvo en el Penal no protegieron su integridad física ni psíquica.