China cierra el consulado de EEUU en Chengdu

CONFLICTO EN AUMENTO

130
La crisis llevó las relaciones a uno de sus peores momentos en décadas.

China cerró hoy el consulado de Estados Unidos en Chengdu, en la provincia de Sichuan, y tomó el control de las instalaciones en respuesta al cierre de su misión en Houston, Texas, en otra escalada de tensión entre las dos principales potencias del mundo.
El Ministerio de Exteriores confirmó su cierre e informó que las autoridades chinas se harán cargo del lugar, según informó el diario Global Times, luego de haber descendido la bandera estadounidense del edificio.
China había afirmado que la situación actual entre ambos países no era la deseable y delegó “enteramente” la responsabilidad a Estados Unidos.
Estados Unidos dio 72 horas a China para cerrar su consulado en Houston, argumentando que hay un “desequilibrio” en las relaciones bilaterales y justificando que la medida es para proteger “la propiedad intelectual” y la “información privada” del país.
Por su parte, Beijing lo consideró una “provocación política” y amenazó a Washington con adoptar “contramedidas”.
El tráfico se interrumpió en los alrededores del consulado y la Policía desplegó estrictas medidas de seguridad para prevenir incidentes, según medios locales.
La cadena estatal mostró también imágenes de funcionarios estadounidenses abandonando el consulado durante la noche en medio de un cordón policial, reprodujeron las agencias de noticias EFE y Europa Press.
Grúas transportando contenedores y camiones de mudanza se podían ver ayer a la mañana frente a la entrada principal de la legación diplomática, mientras varias personas se concentraban en la zona para presenciar el momento, añadió el Global Times.
Desde que el Ministerio de Exteriores anunció el cierre del consulado de Estados Unidos el pasado viernes no se han producido incidentes reseñables, salvo el de una persona que entonó el sábado una canción nacionalista china ante la sede consular y otra que hizo estallar petardos un día antes.
El consulado de Chengdu fue inaugurado en 1985 por el entonces presidente George H. W. Bush, y en él trabajan unas 200 personas -150 de ellos trabajadores locales- que cubrían el Tíbet, entre otras regiones del suroeste de China.
Un día después de que Estados Unidos anunciase el cierre del consulado chino en Houston (Texas), Beijing respondió ordenando “el cese de todas las operaciones” de la oficina consular norteamericana en Chengdu.
El Ministerio de Exteriores afirmó que se trataba de “una respuesta legítima y necesaria” contra la “acción injustificada de Estados Unidos” de ordenar el cierre de su consulado en Houston, que Washington defiende asegurando que busca “proteger su “propiedad intelectual y la información privada de sus ciudadanos”.