Detuvieron a un gendarme acusado de vender droga que previamente había sido secuestraba en operativos. Se cree que el suboficial subalterno utilizaba un puesto de vigilancia de la fuerza en la villa 1-11-14 del barrio porteño de Bajo Flores.


Según informaron hoy voceros de Gendamería Nacional, el procedimiento fue realizado por la propia fuerza de seguridad tras una orden del juzgado federal en lo Criminal y Correccional 2 de Lomas de Zamora, subrogado por Juan Pablo Auge.
Si bien se conoció hoy, el operativo se efectuó la tarde del miércoles en el puesto de guardia de control vecinal, donde en un baño se encontraron balanzas, elementos de corte y fraccionamiento de drogas tras una requisa que incluyó hasta el tanque de agua y la chimenea.

Según los informantes, el acusado es el suboficial subalterno Daniel Crispin Argüello, quien tras ser detenido fue desafectado de la fuerza.

La maniobra consistiría en que Argüello operaba desde el centro de control y sus alrededores en procedimientos contra el narcomenudeo que realizaba la Gendarmería, pero luego se quedaba con parte de la droga secuestrada y la volvía comercializar.
Lo que se investiga también es si más gendarmes están implicados en la actividad ilegal, dijeron las fuentes consultadas.

El famoso asentamiento se encuentra ubicado en la avenida Perito Moreno, justo frente a la cancha de San Lorenzo, y es considerado un territorio controlado por peligrosas bandas de narcos de nacionalidad peruana.