Billie Eilish arrasa en los Grammy y gana en las cuatro categoría principales

Ceremonia

336

En las 62 ediciones que van ya de los premios de la Academia de la Grabación solo un artista había logrado semejante proeza: Christopher Cross en 1981. Fue la artista más joven en estar nominada a las cuatro categorías más importantes de los Grammy y Billie Eilish, con solo 18 años, hizo historia hoy también al ganar en todas y cada una de ellas: álbum del año, grabación del año, canción del año y mejor nuevo artista.

En las 62 ediciones que van de los premios de la Academia de la Grabación solo un artista había logrado semejante proeza: Christopher Cross en 1981. Así, Eilish no solo es la primera mujer en conseguir el gran póker de los Grammy sino que es, asimismo, la persona más joven en lograrlo.

Convertida en un tremendo e insólito huracán musical que está arrasando allá por donde pasa, la joven estadounidense ganó hoy cinco Grammy en total (también sumó el galardón de mejor disco de pop vocal) y Finneas, su hermano e inseparable compañero artístico, se hizo con otros dos por su cuenta: productor del año y mejor ingeniería de un álbum. “¿Por qué?”, exclamó una sorprendidísima Eilish.

En las categorías latinas, resultaron vencedores artistas como Rosalía (que se llevó el primer Grammy de su carrera), Alejandro Sanz, Marc Anthony o Aymée Nuviola. “Esto es jodidamente alucinante, inesperado, realmente guay”, afirmó una siempre optimista y sonriente Lizzo.

Uno de los instantes más esperados por los hispanos era el estreno en los Grammy de Rosalía, que llevó el flamenco hasta Los Ángeles con una impactante actuación que combinó “Juro que” con “Malamente”. Para todos los gustos Los Grammy contaron actuaciones para todos los gustos: románticas con  Gwen Stefani y Blake Shelton o disruptivas e incendiarias como la Tyler the Creator, que dejó el escenario en llamas.

Tampoco fueron figuradas las lágrimas de Alejandro Cabello, padre de Camila Cabello y a quien dedicó la cantante “First Man” en uno de los momentos más tiernos de la noche. Sin grandes alardes se presentó también Billie Eilish, que dejó de lado sus irresistibles pulsiones siniestras y ritmos oscuros para brillar con una desnuda “When The Party’s Over”.

Otro momento muy especial fue el regreso de Demi Lovato a los escenarios tras la crisis de ansiedad que experimentó por una sobredosis en 2018.