zzzzinte1Venezuelan opposition leader and self-proclaimed interim president Juan Guaido (L) stands next to Chilean High Commissioner for Human Rights Michelle Bachelet (R) at the Natiojnal Assembly in Caracas on June 21, 2019. - Bachelet arrived in Venezuela Wednesday as part of a visit to review the country's ongoing economic and political crisis. (Photo by CRISTIAN HERNANDEZ / AFP)zzzz

La Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la ONU, de visita en Caracas, fue recibida en el Palacio Federal Legislativo por un grupo de diputados opositores.

La Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, concluía ayer una visita a Venezuela reuniéndose con el opositor Juan Guaidó, quien aseguró que la diplomática impulsa la liberación de “presos políticos”.

Bachelet también fue recibida en la tarde por el presidente del país, Nicolás Maduro, acusado por la oposición de sistemáticas violaciones de los derechos humanos y de haber sumido al país en la peor crisis económica de su historia reciente.

Con consignas como “Maduro es Pinochet”, unas 300 personas se concentraron en Caracas para llamar la atención de la expresidenta chilena sobre los “presos políticos”, el colapso de la salud y la falta de libertades.

“Le pido a Bachelet que se ponga la mano en el corazón y haga historia abogando por nuestros derechos”, dijo a la AFP Neida Brito, cuyo hijo se exilió en Chile para evitar ser detenido durante protestas que dejaron unos 125 muertos en 2017.

“Nos quieren pisotear y Bachelet tiene que ver eso”, añadió la jubilada de 61 años frente a la sede del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo.

Coches de bebé en alto y vacíos sobresalieron en la protesta, como símbolo de la muerte de menores por la supuesta falta de tratamientos médicos.

Según la ONU, ante la debacle económica, un cuarto de la población venezolana -equivalente a siete millones de personas- requiere atención humanitaria urgente, mientras cuatro millones emigraron desde 2015.

“Presos políticos”

Bachelet se reunió temprano en el palacio legislativo con Guaidó, reconocido como presidente interino de Venezuela por medio centenar de países liderados por Estados Unidos.

“Nos manifestó que está insistiendo con la liberación de los presos políticos”, aseguró a periodistas el jefe parlamentario, quien se autoproclamó hace cinco meses luego de que la cámara declarara ilegítimo el segundo mandato de Maduro.

La ONG Foro Penal denuncia que en el país petrolero hay unas 687 personas detenidas por razones políticas, aunque Maduro niega que ese sea el motivo.

La Alta Comisionada mantuvo un encuentro el jueves con familiares de esas personas, muchas acusadas de conspirar.