Bachelet llega a una Venezuela devastada por la crisis

VISITA DE LA ONU

95

La Alta Comisonada de la ONU por los Derechos Humanos se reunirá con el mandatario Nicolás Maduro y con Juan Guaidó, reconocido como presidente interino por medio centenar de países, aunque no se ha difundido su agenda completa. Está previsto que el viernes emita una declaración final.

La Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, emprende desde ayer una visita a Venezuela para palpar la grave crisis, que se profundiza al calor de la lucha de poder y sanciones de Estados Unidos.

Bachelet se reunirá con el mandatario Nicolás Maduro y con el opositor Juan Guaidó, reconocido como presidente interino por medio centenar de países, aunque no se ha difundido su agenda completa. Está previsto que el viernes emita una declaración final.

La diplomática llega por invitación de Maduro, bajo cuyo gobierno -iniciado en 2013- la otrora potencia petrolera cayó en la peor recesión de su historia moderna.

Según la ONU, desde 2015 unos cuatro millones de venezolanos emigraron por la crisis, marcada por escasez de bienes básicos, una hiperinflación que el FMI proyecta en 10.000.000% para 2019, el colapso del sistema de salud y fallas en los servicios públicos.
La visita no escapa al pulso entre Maduro y Guaidó, jefe del Parlamento quien se autoproclamó mandatario hace cinco meses.

Maduro reivindica que Bachelet llega con su venia, mientras Guaidó, quien dijo que su cita con la comisionada sería el viernes, sostiene que su presencia es un “reconocimiento de la catástrofe” que vive el país con las mayores reservas petroleras.

Bachelet también tiene previsto reunirse con “víctimas de abusos y de violaciones de derechos humanos”.

Con ocasión de su visita, oenegés convocaron a movilizaciones el viernes para denunciar la situación. “Vamos a la calle el viernes”, lanzó Guaidó este miércoles.

La visita podría “visibilizar más la crisis” y motivar a la Unión Europea a “aumentar la presión” contra Maduro, dijo a la AFP el internacionalista Mariano de Alba.

País en estado crítico

La expresidenta chilena se encontrará con un país cuya economía se redujo a la mitad entre 2013 y 2018, y donde la producción petrolera perdió dos millones de barriles diarios en la última década, según cifras oficiales.

Una situación que ha llevado a que un cuarto de la población, equivalente a 7 millones, necesite ayuda humanitaria urgente, según un informe de la ONU.

Se estima que 22% de los menores de cinco años sufren desnutrición crónica y 300.000 pacientes están en riesgo por falta de tratamientos y medicinas, añade ese estudio.

Una avanzada de Bachelet constató en marzo la precariedad de los hospitales; antes, la propia comisaria manifestó que la negativa del gobierno a reconocer las dimensiones de la crisis hace que la respuesta oficial sea insuficiente.