La decisión lo tomó el juez de Familia Esteban de la Torre y sería inédita y única en el país. A partir de esta resolución, el adolescente podrá realizarse una mastectomía.
Ayer se conoció la decisión del Juez de Familia Esteban de la Torre, que autorizó una mastectomía, por la cual un adolescente trans podrá extirparse las mamas. Vale marcar que el menor tiene 16 años y para conseguir esta decisión de la justicia, también tuvo que tener el consentimiento de los padres. Esta intervención es posible a través de la ley de Identidad de Género.

La Ley 26.743 establece que al adolescente, nacido biológicamente como mujer, debe reconocérsele el derecho a la identidad de género y al libre desarrollo de su persona conforme al mismo. Y debido a que el joven prestó libremente su expresa conformidad, con el consentimiento de sus padres, este pedido tuvo viable acogida. De esta forma el fallo del magistrado sanjuanino se constituye en inédito y sería único en el país.

De acuerdo a lo que se informó el adolescente, quien ya figura como varón en el documento nacional de identidad “ desea que se le realice una mastectomía para así arribar a una apariencia física acorde a su anhelo y percepción psicofísica, siendo “consciente del alcance de la operación quirúrgica y de lo que ello implica”, de acuerdo al informe del Gabinete Técnico del Juzgado.

Según data en los considerandos del dictamen del titular del tercer Juzgado de Familia los padres y el hijo afirmaron que “desde niño comenzó a sentirse incomodo con su cuerpo, con su fisonomía femenina, acrecentándose esta situación con el pasar de los años”.
En este proceso, una vez que consiguió el DNI como varón comenzó con un tratamiento hormonal para su masculinización.

También se desprende que a partir de conseguir su nueva identidad de género, le trajo como consecuencia “la necesidad de cambiar de institución educativa, toda vez que en el colegio católico al que concurría se forzaba a sí mismo a mantener una imagen de la que no se sentía parte, percibiéndose como discriminado”.

Además, el magistrado, en el punto 4 inc d de sus considerandos expresa “ que no obstante haber nacido biológicamente como mujer se siente hombre, encuadrando lo mencionado dentro de la clasificación del Manual de Diagnóstico Estadístico de los Trastornos Mentales en la categoría de “Disforia de Género”, en alusión al “disgusto, desajuste o molestar con el sexo biológico que le ha correspondido al sujeto”, y que ello le acontece desde los seis años de edad.

Vale marcar que en todo este proceso también fue consultada la doctora Patricia Sirera, Asesora de Menores.