Aumentan los reclamos a obras sociales y pre-pagas

FALTA DE COBERTURAS DURANTE LA CUARENTENA

0
728
“Las obras sociales ponen siempre trabas para no brindar cobertura o quizás tardan uno o dos meses en la entrega de la cobertura y la esclerosis múltiple es una enfermedad que genera una gran secuela discapacitante, por eso la urgencia en la medicación”, explicó Nadal.

Según la abogada María Belén Nadal, las quejas de los afiliados locales son por demoras, e incluso suspensiones, en coberturas de estudios y medicaciones por los altos costos. También se incrementaron los problemas para personas con alguna discapacidad.

La abogada María Belén Nadal dio a conocer cuáles son los reclamos más frecuentes de los sanjuaninos a obras sociales y coberturas de salud pre-pagas desde que empezó la cuarentena hasta ahora.

Según la letrada, durante la cuarentena se han incrementado los reclamos a las obras sociales y pre-pagas por demoras, e incluso suspensiones, en coberturas de estudios y medicaciones por los elevados costos de las mismas.

La vía del reclamo, según explicó, es la intimación fehaciente; si no se cumple, se denuncia a la Superintendencia de Salud y tercero, el amparo. “A veces la Superintendencia puede obviarse si es muy urgente la cuestión. Recomiendo que usen sus derechos y los afiliados a obras sociales está previsto por ley que pueden intimarlas mediante telegramas gratuitos, no es necesario que abonen cartas documentos”, indicó Nadal.

“Antes, por ejemplo un telegrama demoraba entre dos y tres días hábiles en llegar. Ahora, las últimas que hemos enviado a las sedes centrales en Tucumán por ejemplo, han tardado 17 días, a Buenos Aires, 10 días y muchas veces las devuelven porque están cerradas y cumplido el plazo de visita ni las van a buscar”.

La otra dificultad se presenta al momento de denunciar en la Superintendencia de Salud que está cerrada, por ende hay que hacerlas vía mail y responden con demoras, solamente brindando el número de denuncia. “No hay un gran esfuerzo por solucionar el conflicto del afiliado. Cuando vamos a hacer los amparos, nos encontramos que los juzgados federales siguen sin atención al público y se maneja todo en forma virtual. Uno tiene que pedir turno por la web o vía telefónica”, señaló la abogada.

“El hecho que sea todo remoto y virtual, dificulta las cosas, los tiempos no son los de antes. Ahora todo es más demoroso y eso conlleva un gran nivel de angustia en la gente”.

Los reclamos más comunes – según Nadal – son por el costo de la medicación farmacológica, por ejemplo en los afiliados que tienen esclerosis múltiple que requieren una medicación bastante cara: algunos toman una que cuesta 40 mil pesos por mes, otros requieren una que vale 200 mil mensuales, son muy caras y las obras sociales ponen siempre trabas para no brindar cobertura o quizás tardan uno o dos meses en la entrega de la cobertura y es una enfermedad que genera una gran secuela discapacitante, por eso la urgencia en la medicación.

Otros reclamos más cotidianos tienen que ver con otras trabas de obras sociales, por ejemplo para que los niños cuenten con DAI (Docente de Apoyo a la Inclusión) o con acompañantes terapéuticos. “Tenemos el caso más común de la OSP que sostiene que el DAI no es prestadora de salud, por ende no le corresponde cubrirla. Entonces el afiliado tiene que hacer un expediente en el Ministerio de Desarrollo Humano para que le cubran. Luego se emite una resolución donde emite un monto menor al que aceptan los DAI, es muy bajo comparado al nomenclador. Entonces la persona debe realizar un amparo para reclamar la rapidez y que le paguen nomenclador”, explicó la abogada.

“También está el problema de los títulos provisorios de muchos profesionales, ya que por la cuarentena no se están entregando títulos y las obras sociales no los quieren aceptar”.

Problemas para personas con alguna discapacidad

Además, esta cuarentena ha traído muchos problemas para las personas con discapacidad.
En ese sentido, Nadal recomendó contar con un CUD (Certificado Único de Discapacidad) lo más completo posible. Según explicó, se puede renovar las veces que quiera la persona. “Muchas veces vienen padres al estudio que dicen que su hijo o hija tiene retraso mental leve y la obra social no le quiere cubrir la atención psiquiátrica, entonces conversando surge que también tiene psicosis y no está colocado en el CUD. Hay que ir a la junta y realizarlo lo más completo posible, de ese modo tenemos un escudo para que la obra social tenga que cubrir todo”.

En segundo lugar que cuenten con una buena historia clínica. “Muchos profesionales de la salud no hacen historia clínica completa, es una crítica constructiva. Hay una ley de los derechos del paciente que establece los siguientes requisitos: diagnóstico, antecedentes médicos, estudios realizados e indicados, tratamientos farmacológicos suministrados, diagnóstico certero y pronóstico. Muchas veces van a reclamar a la obra social, por ejemplo con un recetario que dice ‘Indico PL’. Los que nos dedicamos a discapacidad sabemos que PL significa punción lumbar pero no cuesta nada hacer un resumen de la historia clínica, no usar abreviaturas, letra legible, a veces me demoro más en saber lo que significa la letra que en redactar un amparo”.