El Mirasol empató sin goles con Colón Junior en los 90 minutos y el título oficial de la Liga Sanjuanina se tuvo que definir desde el punto del penal. Allí los pocitanos no fallaron y repitieron lo hecho en el 2018, cuando consiguieron su primera estrella local.

Otra vez retumba el Bicentenario. Como el año pasado en un par de oportunidades. Como al final del torneo de Invierno de este 2019. Y ayer de nuevo con el “si si señores, yo soy de Atenas, si si señores, de corazón, porque este año de Rinconada, de Rinconada, salió el nuevo campeón”.

Sí señores, Atenas es otra vez campeón del fútbol sanjuanino de una competencia oficial, la segunda conquista del equipo pocitano, repitiendo lo de 2018 cuando venció en aquella superfinal a Desamparados.

Anoche lo hizo ante Colón Junior, con sufrimiento, teniendo que esperar hasta la definición por penales luego de empatar sin goles en los 90 minutos reglamentarios, del encuentro disputado en el San Juan del Bicentenario.

A este juego llegaron por ser los campeones de los torneos del año organizados por la Liga Sanjuanina. Atenas ganó el de Invierno venciendo en la final a Aberastain, también por la vía de los penales, mientras que Colón lo hizo imponiéndose en el de Verano, ganándole el partido decisivo a Carpintería.

En el primer tiempo el partido no fue bueno, los dos lucían nerviosos y tratando de evitar equivocaciones, por lo que poco hacían en ataque. En ese contexto, el que tuvo un par de mejores chances fue Atenas, que intentó a través de un par de remates de Pedro Terrero, pero en ambas situaciones encontró bien ubicado a Pablo Carrizo, el guardamete del Merengue.

En el complemento el partido cambió radicalmente. Tuvo mucha más dinámica y se hizo más entretenido desde el comienzo.

A los 7, el Mirasol hilvanó una buena jugada en ataque, otra vez la terminó Terrero y nuevamente el cuidapalos Carrizo se quedó con el duelo.

Colón también hacía lo suyo, manejaba la pelota pero le faltaba claridad en los metros finales, algo que encontró la parte final del encuentro, donde estuvocerca de ganarlo con una buena pelota a Méndez, que definió cruzado, perodesviado y desperdiciando una chance concreta.

Así se acabó el tiempo y hubo que definir al campeón a través de la definición desde el punto del penal. En el Merengue no convirtieron Méndez y Ortiz, en cambio en Atenas lo hicieron Terrero, Díaz, Moreno y Kevin Bronvale, para que toda la alegría se quede en Pocito.

El Mirasol se está acostumbrando y otra vez gritó campeón.