El Gobierno nacional no alcanzó un acuerdo con las petroleras pero acordó monitorear con estaciones de servicios en caso que haya faltantes.

El congelamiento de los precios de naftas y gasoils por 90 días, entre las medidas para revertir el duro traspié electoral de las PASO que anunció la administración de Mauricio Macri, provocó reacciones de diversa índole entre los actores del sector, especialmente porque hasta el momento no se brindaron señales claras acerca de cómo será su implementación.
El Ministro del Interior, Rogelio Frigerio, explicó que no será una norma que atraviese a todo el ámbito petrolero, sino que la aplicará YPF para que sirva como espejo para el resto de los jugadores. «La nafta no es un servicio público, tenemos nuestra empresa con participación importante en el mercado, mediante la cual podemos fijar de alguna forma el precio«, dijo en conferencia de prensa.
Terminada la conferencia de prensa, la Secretaría de Energía envió a las empresas petroleras un breve instructivo para que analicen cómo implementar el freno a posibles aumentos:
1) Congelamiento por 90 días del precio en pesos de las naftas y los gasoils.
2) Congelamiento por 90 días del precio del crudo. Este precio va a ser el que cada refinería tenía vigente con su proveedor. Se fijan las variables del precio del dólar y el Brent al 9/8: TC 45,19 y BRENT 59).
3) Periodo de vigencia: 90 días.
No obstante, horas más tarde la dependencia informó que la medida se realizará en acuerdo con las empresas sin arbitrar por medio ninguna normativa legal. “No sale la resolución pero si el congelamiento”, confirmó al portal especializado Surtidores.com.ar el vocero de Gustavo Lopetegui.
El Presidente de FECAC, Gabriel Bornoroni, participó junto al gerente de CECHA, Guillermo Lego, de la Sub Mesa Nº 7 de Refinación y Comercialización de Combustibles Líquidos, en la que también estuvieron presentes el Subsecretario de Hidrocarburos, Carlos Casares, representantes de las compañías petroleras y empresarios de los Biocombustibles.
Los estacioneros plantearon su inquietud respecto al suministro durante los 90 días que rija el congelamiento de precios, así como que sucederá con las acreditaciones de tarjetas de crédito una vez que venza el plazo, ya que en caso de producirse un incremento inmediato afectará el capital de trabajo.
“El funcionario se comprometió a tener una línea abierta y de contacto directo con CECHA para atender los reclamos en caso de que se produzcan faltantes”, puntualizó el directivo cordobés.
Asimismo y respecto del anuncio del Gobierno, consideró: “Es positivo; estamos a la expectativa de que se incentive el consumo y que con eso nuestro sector esté mejor”. A pesar de ello sostuvo que “estaremos alertas de que no haya desabastecimiento en las Estaciones de Servicio”.
Vicente Imperi, titular de FECRA, manifestó en tanto que “cualquier medida que sirva para que se mantenga o crezca el consumo es una buena noticia para la gente y para nuestro sector. Por otra parte, las petroleras ya nos confirmaron que podemos contar con abastecimiento sostenido como viene sucediendo”.
Finalmente, Luis Navas, Asesor de la Asociación Estaciones de Servicio (AES), expresó que es “muy bueno para el consumidor pero no tanto para el estacionero porque al tener una bonificación sobre la venta, sus ingresos se van a congelar durante tres meses a diferencia de los costos operativos que van a seguir aumentando”.