Sería para aquellas personas que no tienen tarjeta de débito o se les venció. El pedido fue realizado por el presidente Fernández. Anoche delineaban la medida.

El presidente Alberto Fernández anticipó ayer que el Gobierno, el Banco Central y la Asociación Bancaria están trabajando para disponer la apertura de algunas entidades financieras para que los jubilados y los beneficiarios de la AUH que no tienen tarjeta de débito o se les venció puedan cobrar sus haberes sin que se registren aglomeraciones. Anoche estaban delineando la medida.
El tema fue analizado en la mañana de ayer lunes en el marco de la reunión del Consejo Económico Social que se desarrolló en la quinta de Olivos, donde estuvo presente el presidente del Banco Central, Miguel Ángel Pesce.
El Gobierno intentará que se eviten las largas filas de jubilados en los bancos para retirar el dinero cobrado por el bono extraordinario, después que se la semana pasada ocurriera esto con los beneficiarios de las distintas asignaciones que abona la ANSeS.
En declaraciones radiales, Fernández dijo que se establecerá “algún mecanismo para habilitar que no pase lo que pasó el otro día”, cuando se vieron largas filas en distintas ciudades del país.
“La buena parte es que la gente fue a buscar dinero; y la parte mala, es que se expone al contagio”, indicó el mandatario en la entrevista, en referencia a la exposición al Civd-19 a la que se someten los adultos mayores al ir a hacer esas filas.
“Vamos a habilitar algunas cuantas sucursales de bancos y vamos a dar turnos para las cobranzas, para que no se mezclen todos”, adelantó el mandatario en relación a las posibles medidas que se adoptarán en el marco de a reunión del Consejo Económico y Social.
Anoche estaban reunidos funcionarios del Banco Central, y de los bancos públicos y privados delineando la medida, encuentro en el que también participaba la Asociación Bancaria.
El principal tema de la reunión era resolver cómo implementar la medida teniendo en cuenta que un gran sector de los que deben ir a las sucursales es gente mayor, considerada en situación de riesgo.
La idea que prevalecía es habilitar la concurrencia a las sucursales bancarias por turno, seguramente según el número de terminación del DNI de los beneficiarios u otras alternativas para evitar la aglomeración de gente en las sucursales y centros de pagos.
En declaraciones radiales, el titular de la Asociación Bancaria, Sergio Palazzo, dijo que “si hay abrir las sucursales para pagar a jubilados y demás beneficiarios, esa actividad se va a llevar adelante”. Pidió que “no haya aglomeración de gente” y que los familiares ayuden a la gente mayor a habituarse con el uso del cajero automático para retirar el dinero en cualquier momento y sin aglomerarse.
Por la falta de tarjeta de débito o porque la tienen vencida, más de 2 millones de personas (básicamente jubilados o beneficiarios de AUH) no pueden hacer compras ni extraer dinero de los cajeros automáticos.