El hecho ocurrió en una plaza cercana a la escuela. Tomó estado público cuando la madre del agredido fue a pedir datos del agresor
Dos alumnos de la escuela ETOA se trenzaron a golpes de puño en una plaza cercana al establecimiento. De acuerdo a lo que se informó los menores habían salido de los talleres y por motivos que desconocen las autoridades se habrían peleado. El saldo de esta contienda es que uno de los menores terminó en el Hospital Rawson.

El hecho se produjo el miércoles sobre las 17.30 y se está investigando las razones de esta pelea. De acuerdo a lo que trascendió la madre del menor radicó la denuncia ante la policía.

De acuerdo a lo que informaron desde el Ministerio de Educación, la escuela no informó inmediatamente el hecho, del cual tenían conocimiento. Recién informaron lo sucedido cuando la prensa solicitó información al ministerio sobre este hecho.

El director de Educación Técnica, el ingeniero Carlos González informó que “comunicándonos con el director de la escuela nos informa que por los medios de prensa se enteró que hubo una pelea entre dos alumnos de segundo año que hubo una pelea. Los niños salieron del taller y la pelea se habría sucedido a unos 200 metros de la escuela”.
De hecho ayer en la mañana, las autoridades escolares abordaron el tema “hablaron con los padres y mañana – por hoy- tendrá una reunión con ellos para interiorizarse bien sobre lo que ha pasado”.

Sobre el hecho de que uno de los menores terminó en el hospital, el director del área informó que “el menos llegó a su casa y cuando los padres vieron los daños en la cara lo llevaron al hospital”.

De hecho se espera que a partir de la reunión que el director tenga con los padres “se va a informar sobre los resultados de la misma”.

Por su parte, Sirley del Castillo, supervisora de Educación Técnica manifestó que “independientemente de lo sucedido, los alumnos saben que cuando terminan su actividad en la escuela deben ir a su casa, la responsabilidad de la escuela y en la cercanía pero siempre que podamos intervenir”.

En ese sentido remarcó que “me parece que es necesario que la familia acompañe a la institución. Entiendo que se debería haber puesto en conocimiento a la institución en primer lugar, porque el hecho sucedió fuera del ámbito escolar”.

Al profundizar sobre el tema la supervisora manifestó que “entiendo que los alumnos no han tenido problemas entre ellos con anterioridad”. Es por esto que afirmó que “tal vez ha sido una situación puntual que los llevó a esta acción inapropiada. Es por esto que las autoridades escolares van a actuar en consecuencia para que esto no vuelva a ocurrir”.