Tras la eliminación del Xeneize en la Copa Argentina frente a Almagro, el entrenador habló de “falta de agresividad y relajación” en el segundo tiempo.

Era de esperar. El técnico Xeneize no se iba a quedar en paz después de la derrota del martes ante Almagro, dejándolo afuera de la Copa Argentina.

El entrenador de Boca Juniors mantuvo una charla extensa con sus dirigidos tras el cimbronazo de la derrota con el equipo que milita en la segunda división del fútbol argentino. Habló de “falta de agresividad” y “relajación” en el segundo tiempo.

La inesperada eliminación de Copa Argentina, ante Almagro, fue un cimbronazo para Boca y, en la tarde de ayer, antes del comienzo de la práctica, Gustavo Alfaro reunió a todos sus dirigidos y mantuvo una extensa charla, que fue bastante dura, según revelaron.

El técnico, que ayer estuvo cumpliendo 57 años, “retó” a sus dirigidos por el golpe y reprochó la “falta de agresivisidad” y la “relajación” que percibió en el segundo tiempo de anoche en La Plata. El encuentro duró cerca de media hora y él único jugador que habló fue Carlos Tevez, quien suele tomar la posta en los momentos complicados.

El objetivo del diálogo es evitar que la situación no se repita en la Copa Libertadores, otro torneo que no da revancha, y en donde Boca se medirá en cuartos de final contra Liga de Quito.

La ida será dentro de una semana en Ecuador y la revancha está pautada para el miércoles 28 en la Bombonera. Antes, claro, está el juego del domingo ante Aldosivi por la Superliga, otro certamen que el DT no quiere descuidar.

Ya ayer, al rato de terminada la tanda de penales, el técnico había manifestado su malestar: “La derrota nos duele. No nos gusta perder y menos con el plantel que tenemos. Un error nos tira para atrás. Cada vez que venimos bien tenemos un golpe”.