19.5 C
San Juan
martes 27 septiembre 2022
InicioTECNOLOGÍA¿Adiós al portero eléctrico de tu edificio?

¿Adiós al portero eléctrico de tu edificio?

 

Durante 2021 me sumé a Hipcam -luego de haber vendido mi compañía a una empresa noruega- para asumir el rol de CEO y liderar nuestra expansión en América latina con el objetivo de revolucionar los accesos y democratizar la seguridad residencial y corporativa con un modelo de negocio innovador.

Inicialmente se pensó en un ecosistema de cámaras y sensores orientadas a las casas (viviendas unifamiliares) que permitieran a las personas no solo ver quién llama a su puerta, sino también de comunicarse con una videollamada con la visita, aun estando lejos, gracias a nuestra pantalla “touch screen” integrada a la cámara. Un diferencial único en el mercado que habilita que no sólo veas lo que sucede sino que puedan verte e interactuar.

En esos primeros pasos advertimos que el mercado de cámaras y “doorbells” estaba muy orientado a las casas unifamiliares con jugadores de peso global como Google y Amazon. Ahí es donde vimos una oportunidad única en un nicho desatendido por el mercado proptech: los edificios multifamiliares y corporativos, que aún no habían evolucionado en la digitalización de los accesos, ni de la seguridad, donde en paralelo se gestaba un crecimiento exponencial de la adopción del “ecommerce”, con nuevas necesidades de atender la puerta del hogar, incluso cuando no estás.

Apalancado en nuestro diferencial único, decidimos orientar todo nuestro desarrollo hacia ese nicho que dio como resultado el lanzamiento del Video DoorBell Concierge en la Argentina, con el objetivo de que cada usuario (personas y consorcios) puedan administrar la seguridad y los accesos del edificio y el hogar en el momento que lo necesiten y desde donde se encuentren.

-¿Es para todo tipo de edificios, de viviendas y de oficinas? ¿También se puede utilizar en casas o barrios cerrados?
-El Video DoorBell Concierge reemplaza al antiguo portero eléctrico y a las llaves físicas de acceso al edificio, con un único dispositivo que reúne las características de un “intercom”, una cámara de seguridad, una sirena, un control de accesos con apertura de puerta y un botón de pánico.

Al ser un dispositivo inalámbrico sólo necesita de una fuente de alimentación y conexión a internet para comenzar a gestionar y atender la puerta del edificio, tanto residencial como corporativo.
De la misma manera resulta aplicable a un barrio cerrado donde se puede conectar a la seguridad del barrio con cada uno de los residentes y gestionar los accesos de visitas y residentes.

Tengamos en cuenta que no sólo brindamos un producto, si no un ecosistema de soluciones IoT cámaras, sensores y “doorbells” (VDC) con inteligencia artificial (IA) gestionados mediante la aplicación Hipcam, para eliminar las fricciones de los accesos residenciales y corporativos, permitiendo tanto al residente como el consorcio administrar su seguridad, controlar los accesos propios y de terceros, brindar llaves digitales, entre otras funciones.

Con respecto al segmento casas tenemos productos enfocados a dicho mercado, el cual podemos denominarlo consumidor final, los cuales estaremos comercializando más adelante dado que, ahora, estamos enfocados en potenciar el trabajo de los desarrolladores de edificios, administradores de consorcios y empresas de seguridad a través de la tecnología y la IA, en pos de brindar un entorno seguro y confiable para alcanzar comunidades más conectadas.
-¿Cómo se encuentra la digitalización de la seguridad de los edificios y las viviendas en la Argentina?
-Actualmente en la Argentina no existen soluciones que digitalicen los accesos residenciales, y solo hay algunas soluciones, de alto costo, para el segmento corporativo. El Video DoorBell Concierge permite a los residentes ingresar al edificio con reconocimiento facial, atender la puerta desde donde estén con una videollamada y abrirla desde el celular.
Esto representa la revolución en cuanto a seguridad dado que permitimos la digitalización de algo que hasta el momento sigue manteniéndose con los sistemas básicos de llaves físicas y con un sistema de conexión entre la puerta y los departamentos que requieren instalaciones especiales para poder abrirla.

Tengamos en consideración que sólo en la ciudad de Buenos Aires hay más de 273.000 edificios y menos de 100 profesionales capacitados con el expertise para reparar los porteros eléctricos tradicionales, además de los altos costos que conlleva un guardia de seguridad físico para el edificio o los tótems de seguridad, quienes en ocasiones no logran una rápida respuesta frente a situaciones de emergencias inmediatas como lo lograría un vecino/residente del edificio.

Estos factores, sumado al aumento exponencial de los servicios de administración de consorcio (costos de seguridad física, llaves magnéticas, logística, papel, entre otros)-; nos hacen pensar que la digitalización de estos resulta un desafío impostergable.

últimas noticias

Se agotaron las entradas para los partidos de Argentina en Qatar 2022

Se agotaron las entradas para los partidos de Argentina en Qatar 2022. Los aficionados que pudieron ingresar al portal de ventas de la FIFA,...

Se viene el Concierto del Cuarteto Almendra en el Auditorio con entrada gratuita

Será en el marco del Festival de Música de Cámara. Este miércoles interpretarán las obras de Joseph Haydn y Wolfgang Amadeus Mozart. El Centro de...

Rescatan 362 aves que iban a ser comercializadas

El procedimiento se concretó en el departamento Rawson luego de un trabajo de investigativo realizado de forma conjunta con la Policía Ecológica. Agentes de Conservación...