A pesar de la estabilidad del dólar, los alimentos siguen aumentando

Estudio Privado

305
Aumentos en alimentos
Aumentos en Alimentos

Subas descomedidas en bienes alimentarios de nuestro país, tienen impacto directo en los indicadores de pobreza e indigencia. En los primeros 6 meses subieron 25,8% según consumidores. En cambio, los precios mundiales de los alimentos bajaron durante el mes pasado, según la FAO.

La inflación sigue su curso galopante, creciendo mes a mes, en términos de la comparativa acumulada interanual. Además de la aceleración de los aumentos de precios actual, se destaca lo asimétrico de este proceso de aumento generalizado.

De acuerdo al informe de la Universidad de Avellaneda, estas asimetrías se reproducen en la órbita de la distribución del ingreso. Con una macroeconomía tan inestable, en los últimos años se potenció la concentración del ingreso y se verificó un deterioro notorio de los sectores de ingresos fijos.

El informe, señala que entre los que más suben, se encuentran los bienes primarios propios del consumo alimentario básico. Se trata de bienes de baja elasticidad, que típicamente no pueden ser sustituidos por otros o postergados en su consumo ante aumentos de precios.

Los bienes alimentarios básicos componen una proporción mayor del consumo de las familias que conforman los segmentos socioeconómicos más bajos. Por lo tanto, subas descomedidas en estos productos tienen impacto directo en los indicadores de pobreza y de indigencia.

Hay una vinculación directa entre aumento de tipo de cambio y precios de los alimentos, y, pese a la tranquilidad cambiaria de los últimos meses, se siguen mostrando evidencia de recuperación de estos precios dolarizados tras los últimos saltos cambiarios.

A partir de un relevamiento de precios, considerando las principales subas y las vinculamos a los aumentos en otros períodos, el informe evaluó a su vez diferentes criterios de ingresos familiares, en relación al precio de los alimentos.

En el detalle por productos, se registraron subas considerables en harina (+98,6% interanual), fideos (+93,0%), pollo (+92,2%), leche (85,5%), arroz blanco (+79,7%) y aceite de girasol (70,7%).

Estos aumentos traslucen un proceso asimétrico que se separan de la inflación promedio general. Por caso, el rubro “leches, lácteos y huevos” del IPC para el segmento GBA, en un año ya aumenta 24,3 puntos por sobre la inflación general.

Por su parte, en el canal mayorista, el segmento relativo a productos primarios ya aumenta 68,5%