En el juicio que se desarrolló en Mar del Plata fue condenado Durquet a prisión perpetua.

Mario Ernesto Durquet, exintegrante de la organización de ultraderecha Concentración Nacional Universitaria (CNU), sería el único acusado.

El juez Leopoldo Rago Gallo está próximo a elevar a juicio oral y público la causa por el asesinato del diputado nacional Justicialista Pablo Ramón Rojas, ocurrida el 3 de noviembre de 1975, luego de que en el 2016 se reabriera la investigación a pedido del fiscal federal Francisco Maldonado por considerarlo un delito de lesa humanidad.

Este año, el magistrado procesó a Mario Ernesto Durquet, exintegrante de la organización de ultraderecha Concentración Nacional Universitaria (CNU), como coautor de homicidio agravado por el crimen del legislador nacional del FREJULI (Frente Justicialista de Liberación), procesamiento que fue confirmado por la Cámara.

Durquet, que actualmente está condenado a prisión perpetua por la noche del 5×1 (ver cuadro), sería el único imputado en sentarse en el banquillo de los acusados, ya que los otros dos apuntados por el juez y el fiscal no podrán estar por diversas razones.

Federico Delgado, también integrante de la CNU, está prófugo desde el año 2008 y sobre él pesa una recompensa de 500 mil pesos a quienes aporten datos para conocer su paradero. Mientras que el exfiscal Gustavo Demarchi, líder de la organización parapolicial y que también está condenado a perpetua por los hechos sucedidos el 21 de marzo de 1975 en Mar del Plata, cuando se pidió su extradición a Colombia fue solamente por la causa ocurrida en la ciudad balnearia y no por el asesinato de Rojas, por tal motivo no pudo ser indagado.
Según señalaron fuentes judiciales, Rago Gallo elevaría a juicio oral la causa en las próximas semanas, previa notificación al fiscal Maldonado.

El caso Rojas
Pablo Ramón Rojas fue asesinado a balazos en la madrugada del 3 de noviembre de 1975 en Concepción. El móvil del asesinato habría sido la ley de envasado de vino en origen, proyecto que promovía el diputado en el Congreso Nacional y que era contraria a grandes intereses económicos, políticos, y principalmente gremiales.

La CNU tenía importantes vínculos con distintos sectores sindicales, entre ellos el vitivinícola. La Federación de Obreros y Empleados Vitivinícolas (FOEVA) consideraba que si el proyecto de Rojas se sancionaba, el gremio perdería un importante número de afiliados, principalmente en Buenos Aires donde existían una importante cantidad de plantas fraccionadoras.

El secretario General Adjunto de FOEVA, Delfor Ocampo, además de oponerse al proyecto estaba enemistado con Rojas. En 1982 se condenó a Ocampo como ideólogo del crimen y a Fernando Otero, miembro de la CNU, como autor material del homicidio.

A pesar de lo resuelto en el juicio, se presumía que había más involucrados en el asesinato, por dicha razón un hijo del exdiputado, el abogado Mario Alberto Rojas, pidió en 2016 que se abriera la investigación y se pusiera énfasis en exmiembros de la CNU a quienes le habrían encargado el asesinato. Pedido al que accedieron Rago Gallo y Maldonado.

La noche del 5X1

La madrugada del 21 de marzo de 1975 una caravana de autos con hombres fuertemente armados salió de una casa de velorios de Mar del Plata y secuestró y acribilló a cinco personas.
El organizador de esa caravana fue Patricio Fernández Rivero, jefe máximo de la Concentración Nacional Universitaria (CNU). En la noche del jueves 20 frente al ataúd del abogado Ernesto Piantoni, acribillado ese día por un comando de Montoneros, Fernández Rivero expresó: “Por cada uno de los nuestros van a caer cinco de ellos”. Esto dio origen a la caravana.
Las víctimas de la caravana fueron el teniente primero (RE) Jorge Enrique Videla, sus dos hijos militantes de “la tendencia”; el sobrino del militar, Enrique Elizagaray, dirigente de la JUP marplatense; y el cirujano Bernardo Alberto Goldemberg.
La investigación quedó en manos de un joven y conocido fiscal marplatense, Gustavo Modesto Demarchi, quien se demostró años después que no solamente había estado presente en el velatorio de Piantoni, sino también que participó de la caravana de la muerte.
En diciembre de 2016, el Tribunal Oral Federal N°1 de Mar del Plata, integrado por los jueces Luis Imas, Alfredo Ruiz Paz y Víctor Bianco, condenó a prisión perpetua el ex fiscal Gustavo Demarchi, a Fernando Otero y a Mario Ernesto Durquet. También fueron condenados José Luis Granel a 7 años, Juan Asaro a 5 años y Juan Carlos Asaro a 3 años.