A los 9 años ya está en la preselección Argentina

PATINAJE ARTÍSTICO

252

Luz Tejada fue citada para formar parte de la preselección que se prepara para los Panamericanos de Guayaquil, aún sin fecha definida. Ella nunca dejó de moverse aunque todavía no puede patinar porque se habilita solo para mayores de 12 años.

 

Ella pidió patines para su cumpleaños y a los tres años los tuvo. No tenía amigas en la zona donde vivía y salía con su madre a patinar un rato por las tardes.

Un día le hablaron del Tulum Patín Club y se entusiasmó. Primero por la posibilidad de hacer nuevas amistades y después porque le gustaba patinar.

Allí comenzó la historia para Luz Tejada. Está claro que en sus genes lleva algo que le ayuda. Su madre practicó danza y su padre hockey sobre patines.

Ella es muy clara al hablar, no titubea y al expresarse lo hace tan bien como se mueve en la pista. “No he parado de entrenar en cuarentena. Pese a que el espacio no es grande me muevo y hago los ejercicios que me indican los profesores. Ahora que estoy en la preselección tengo mas responsabilidades, aunque tengo muchas ganas de ponerme los patines” empezó contando Luz.

Actualmente tiene el título de campeona argentina en la categoría de 8 años conseguido en la Pista de Vélez el año pasado.

“Se va perfeccionando día a día. Es muy constante y no tiene problemas en entrenar todos los días. De hecho lo hizo hasta que se inició la cuarentena. En estos últimos meses se ha sentido como atada por no poner patinar como a ella le gusta con espacios. Pero no se dejó vencer y con las instrucciones de sus profesores” contó Mauro su papá.

Respecto de la convocatoria a la preselección el papá que la citación llegó en tiempo de cuarentena.

“Fue como hace dos meses. Nos llamaron para decirnos que estaba dentro de la preselección, aunque nos aclararon que todavía no estaba confirmado su lugar porque habían otras nenas y además con todo lo estaba pasando no era seguro que se hiciera este año el Panamericano de Guayaquil en Ecuador”

Los primeros años de Luz en el patinaje artístico fueron de aprendizaje. Pero en ella ya se veían las condiciones innatas que tenía.

“El año pasado pude ir a un campeonato argentino. Es muy exigente y competí con otras chicas que son muy buenas. Es lindo subir al podio, es una sensación muy buena y de orgullo” cuenta con la mas absoluta naturalidad la pequeña Luz.
Respecto de lo que viene la pequeña patinadora se entusiasma, aunque sabe que el coronavirus es lo único que la frena.

“Estar en una preselección es un orgullo. Se que no se puede viajar ahora. No se que pasará pero me gustaría estar lista para cuando llegue el Panamericano”.

De acuerdo al protocolo establecido en la provincia para el regreso del patinaje artístico se incluye como uno de los requisitos que debe ser mayor de 12 años.
A Luz le hacen falta 3 años mas, pero en vistas de que está la posibilidad de un Panamericano se busca que pueda realizarse una excepción.

“Luz es incansable y lo que se propone lo consigue. La he visto preocuparse mucho en esta cuarentena por entrenarse. Esta mañana tuvo una charla virtual con su profe y también tuvo que trabajar. Y lo hace, la verdad que como mamá me siento orgullosa” sostuvo la mamá Solange Espeche .

Ella junto con su esposo Mauro han sido pilares fundamentales para el crecimiento en la actividad de parte de Luz.

Son apenas cuatro años que lleva en el patinaje artístico. Pero ya cosechó medallas y se subió a algunos podios. El camino que le queda por recorrer todavía es extenso. Hasta donde llegará la pequeña, solo Dios y ella lo saben, porque a Luz le sobran ganas y deseos de triunfar.

 

Tres sanjuaninos mas

>> El cuerpo técnico de la Confederación Argentina de Patinaje entregó la convocatoria de cuatro atletas sanjuaninos que están preseleccionados al Panamericano 2020. Ellos son; Delfina Álvarez, Angie Daroni y Luz Tejada, quienes pertenecen al Tulum Patín Club y Octavio Morte de Andino Patín Club. Si bien los atletas, en ningún momento dejaron de entrenar en esta etapa de pandemia que atravesamos, ahora tendrán una exigencia personalizada por su profesor de base.