Según un estudio en todo el mundo, los chicos no hacen la cantidad recomendada de actividad física
Los investigadores analizaron datos reunidos entre 2001 y 2016 de 1.6 millones de estudiantes, de 11 a 17 años, en 146 países. Encontraron que un 81 por ciento no cumplían las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de hacer una hora de actividad física de moderada a vigorosa cada día.
Las chicas eran menos activas que los chicos en todos los países, menos cuatro: Tonga, Samoa, Afganistán y Zambia. En casi un tercio de los países (un 29 por ciento), las chicas tenían más de 10 puntos de porcentaje menos de probabilidades de cumplir las recomendaciones de la OMS. Las lagunas más grandes fueron en Estados Unidos e Irlanda, con más de 15 puntos de porcentaje.
En un 73 por ciento de los países, la brecha sexual aumentó entre 2001 y 2016. En 2016, un 90 por ciento o más de las chicas de 27 países no tenían unos niveles suficientes de actividad. Entre los chicos, esto ocurrió en solo dos países.
Los chicos de Filipinas y las chicas de Corea del Sur eran los más inactivos, mientras que Bangladesh tenía las tasas más bajas de inactividad física en ambos sexos, según el estudio dirigido por la OMS. El estudio se publicó en la edición del 21 de noviembre de la revista The Lancet Child & Adolescent Health.
“Ahora se necesita una acción política urgente para aumentar la actividad física, sobre todo para promover y mantener la participación de las chicas en la actividad física”, planteó en un comunicado de prensa de la revista la autora del estudio, Regina Guthold, directora técnica de Vigilancia de los Factores de Riesgo de las Enfermedades Crónicas de la OMS, en Ginebra.
La inactividad física puede dañar la salud de los niños, anotaron los investigadores.
Los beneficios de la actividad física en la adolescencia incluyen mejoras en la aptitud cardiaca, pulmonar y muscular, una mejor salud ósea y el control del peso. También hay evidencias crecientes de que la actividad física beneficia al cerebro y a las habilidades sociales.
Muchos de esos beneficios continúan en la adultez, sugiere la investigación.
“Este estudio resalta que los jóvenes tienen el derecho a jugar, y que se les deben proveer oportunidades de hacer realidad su derecho a la salud y el bienestar físicos y mentales”, enfatizó la coautora del estudio, Fiona Bull. Bull es directora del Centro de Ambiente Construido y Salud de la Universidad del Oeste de Australia, y presidenta de la Sociedad Internacional de Actividad Física y Salud (International Society for Physical Activity and Health).
“Se debe animar a los legisladores y a las partes implicadas a que actúen ahora para la salud de esta y las futuras generaciones de jóvenes”, dijo Bull.
Los investigadores hicieron un llamamiento a: una ampliación de las políticas y programas que se sabe que fomentan la actividad física de los adolescentes; una mayor acción de sectores como la educación, la planificación urbana y la seguridad vial para proveer a los jóvenes más oportunidades de ser activos; y que los líderes políticos y de otros sectores promuevan la importancia de la actividad física para todas las personas, incluyendo a los adolescentes. Fuente Holadoctor.com